Seguro que al igual que yo, todos pensáis que el agua micelar es el cosmético estrella que tenemos en nuestro neceser y que es el único cosmético que no puede faltarnos cada día, gracias a todo lo que nos aporta.

El mundo de las aguas micelares es inmensamente grande y es normal que si decidís encontrar la ideal para vosotros, que os aporte todo aquello que necesitáis y que además os resulte cómoda y agradable os resulte una tarea algo difícil, pero también es cierto que hoy día podemos encontrar muchas reseñas de cada producto y al menos tener una idea previa a lo que nos vamos a encontrar.

Yo he probado muchas aguas micelares entre las que se encuentra la maravillosa y famosa agua micelar de La Roche Posay de la que seguro que habéis oído hablar y de la que hoy os traigo mi experiencia, os contaré que me ha parecido, en que me ha ayudado y si finalmente era lo que estaba buscando, ¡todo esto lo vamos a descubrir a continuación!

Pero antes de nada os voy a dejar por aquí un artículo donde podréis encontrar las mejores aguas micelares del mercado y quizás os ayude en vuestras decisiones: Mejores aguas micelares. 

Agua micelar La Roche Posay

Agua micelar La Roche Posay

La marca nos promete que este agua micelar nos ofrecerá una limpieza profunda y efectiva de todo el rostro, eliminando todas las impurezas y restos de partículas que obstruyen y ensucian nuestra piel, que además también desmaquillará el rostro con total efectividad, incluyendo los maquillajes más resistentes como el waterproof y que todo ello lo hará de manera respetuosa y sin dañar la piel en ninguno de los casos.

La Roche Posay ha decidido recomendar este agua micelar especialmente a todas aquellas personas con la piel más sensible o delicada, aunque también asegura que la puede usar todo el mundo. El hecho de que sea tan respetuosa y tan agradable en su trato con nuestra dermis se lo debe principalmente a su pH tan similar al de la propia piel y a la cantidad tan exacta y correcta de tensioactivos que la marca ha querido incluir en su INCI beneficiando así a una limpieza que deje nuestro rostro impoluto, además también destacan las propiedades calmantes que irán mejorando el estado del cutis.

Como podéis ver ¡una maravilla!, el caso ahora es analizar sus aspectos y comprobar que realmente todo esto es cierto y que estamos ante una de las aguas micelares más increíbles del mercado, así que ¡manos a la obra!

Otras aguas micelares de La Roche Posay

Antes de empezar a analizar los aspectos de este cosmético, me gustaría abrir un paréntesis y aclararos que esta no es la única agua micelar de la marca, sino que La Roche Posay cuenta con otras más, exactamente dos más, aunque por esta vez solo vamos a hablar de la recomendada para pieles sensibles, ya que es de la única que de momento puedo dar mi opinión.

Dicho esto y ahora que ya sabéis que si tenéis otro tipo de piel o si simplemente queréis buscar información sobre las demás, es momento de comenzar a conocer a nuestra pretendienta actual.

Analizando el agua micelar de La Roche Posay

Analizando el agua micelar de La Roche Posay

Os dejo por aquí el enlace para que podáis comprarla de forma segura a través de Amazon: Agua micelar La Roche Posay.

En este gran apartado vamos a hablar sobre los diferentes aspectos de este producto, vamos a conocer sus ingredientes, como es su envase y a que precio la podemos encontrar, así como también hablaremos de la textura que tiene y de su aroma.

Por último os hablaré de mi experiencia con ella y como siempre me gusta daros alguna alternativa, para todos aquellos que como yo siempre quiera más y mejor, también os hablaré de mi agua micelar favorita.

La lista de ingredientes

Los ingredientes siempre son lo primero en los que nos tenemos que fijar para determinar si cuenta con sustancias buenas y adecuadas para tratar la piel, ya que hay muchos cosméticos repletos de sustancias nocivas y peligrosas para la dermis y a veces ni siquiera nos percatamos.

Para que podáis tener siempre a mano esta lista de ingredientes y que así podáis ver con vuestros propios ojos las sustancias que vais  aponer en vuestra piel (aquellos que finalmente decidáis usarla), os voy a dejar por aquí la tabla completa de su INCI.

INCI:

Aqua / Water, Peg-7 Caprylic/Capric Glycerides, Poloxamer 124, Poloxamer 184, Peg-6 Caprylic/Capric Glycerides, Glycerin, Polysorbate 80, Disodium Edta, Bht, Myrtrimonium Bromide, Parfum / Fragrance.

Tal y como La Roche Posay nos dijo, su INCI está lleno de tensioactivos, por un lado genial, ya que nos ayudarán mucho a la hora de limpiar la piel y realmente la dejarán impoluta pero también debemos tener cuidado con su uso excesivo, ya que pueden llegar a hacernos daño en la piel, aunque no creo que sea el caso.

Lo negativo que encuentro en esta formulación es la presencia del perfume, que aunque este en el último lugar y por lo tanto se encuentre en baja proporción preferiría que no estuviese presente, en su lugar hubiese preferido algún ingrediente natural que aportase algún aroma sutil.

Aún así podemos decir que no cuenta con ingredientes muy dañinos, por lo tanto aunque cambiaría algunas cosas, no creo que sea nada alarmante en cuanto al cuidado de la piel.

Envase y precio

El envase es muy importante ya que será el que nos enseñe la protección y la seguridad que tendrá el producto para que no se estropee y aguante todo el tiempo que lo tengamos de manera intacta. Además también solemos fijarnos en él para comprobar si es cómodo y práctico para su uso cada día.

En este caso La Roche Posay no se ha salido del formato habitual de las aguas micelares y ha elegido que la suya estuviese envuelta en un bote de plástico transparente dejándonos ver el interior y con un tapón de color blanco, pero lo más sorprendente de todo es que también ha decidido lanzar al mercado dos formatos diferentes de dosificadores, algo genial ya que de esta manera podremos elegir el que más nos guste o el que más se adapte a nosotros. Podemos encontrar uno en forma de abertura en el que deberemos girar el bote y apretar un poco para que salga el contenido y otro en forma de pulsador para aquellos que como yo, tengan miedo de desperdiciar producto con el otro.

En cuanto al tamaño no debemos preocuparnos mucho, ya que de nuevo también encontramos diferentes tipos de ellos, desde uno pequeñito hasta uno bastante grande, adaptándose así a las necesidades de todo el mundo, de nuevo.

Podemos elegir desde un bote de 100 ml, pasando por otros de 200 ml, 400 ml y hasta llegar al más grande de 750 ml, como veis ideales cada uno de ellos para diferentes situaciones de nuestras vidas.

El precio es algo que variará mucho, ya que al haber tantos tamaños no hay precios muy fijos, por lo que podemos encontrar al más pequeño rondando los 3 euros y al más grande los 16 o 18 euros, dependiendo también de la tienda donde vayáis a comprarlo.

Textura

La textura es quizás lo que más inquietud nos causa, ya que es muy desagradable usar un producto que deje sensaciones extrañas como la untuosidad, pegajosidad, tirantez, sequedad, etc.

En este caso podemos decir que la marca ha hecho la mejor elección, nos ofrece unas sensaciones maravillosas solo con ponerla en el rostro, desde el primer momento note como dejaba la dermis suave y ligera, además de que se siente un alivio inmediato, penetra al instante y es como si no hubiésemos puesto nada en nuestra cara.

Seguro que esto ya lo imaginabais o lo sabíais, porque es quizás la critica que más leí cuando estaba buscando información sobre ella antes de decidirme a probarla, todo el mundo destaca lo increíble de su textura.

Olor

El olor es sin lugar a dudas otro de los aspectos que siempre estamos nos mantiene con la incertidumbre (aunque no tanto como la textura), pero está claro que a nadie le haría mucha gracia usar un cosmético con un aroma desagradable o demasiado fuerte, al menos yo no soportaría usar dos veces al día un producto de esas características.

Parece que La Roche Posay lo sabe y está claro que ha hecho todo lo posible para que el olor sea el mejor de todos, ha evitado el hecho de que el cosmético no tenga olor pero también ha evitado el hecho de que lo tenga muy fuerte, ha sabido dotar al agua micelar exactamente con el aroma ideal, suave y sutil, perfecto para que nos aporte un momento agradable y placentero sin que se haga pesado en ningún momento.

Mi experiencia con el agua micelar de La Roche Posay

Antes de empezar os voy a dejar por aquí un artículo donde podréis encontrar todo lo relevante al agua micelar en general, de esta manera podréis aclarar las posibles dudas que tengáis: ¿Qué es y para que sirve el agua micelar?

Ahora que ya sabemos todo lo necesario sobre el agua micelar de la famosa marca La Roche Posay, es momento de que hablemos sobre mi propia experiencia, ¡por fin puedo contaros lo que me pareció esta agua micelar que tanta ilusión me hacía!

Lo primero de todo es hablaros sobre mi tipo de piel, para que así sepáis desde donde hablo mis experiencias y mis puntos de vista. Mi dermis es mixta y a veces un poco sensible, pero no es nada preocupante ya que no es siempre, solamente siento la piel más delicada dependiendo de las épocas y el ambiente.

Los ingredientes no son lo que yo iba buscando, de eso me di cuenta el primer momento que lo vi, cuenta con muchas sustancias artificiales y no es precisamente lo que más me gusta, hoy día puedo decir que me decanto mucho más por la cosmética más natural y sostenible, por lo tanto no creo que este INCI sea de lo más adecuado para cuidar la piel.

En lo que respecta al envase debo decir que imaginaba como sería, ya que es muy similar al formato que suelen usar todas las marcas para lanzar las aguas micelares, aún así creo que es seguro y que cuenta con un aspecto muy cuidado. Lo que más me ha gustado es la gran libertad que he sentido para poder elegir el dosificador que más me gustaba, yo elegí el pulsador y debo decir que no me arrepiento, me resultó muy cómodo y practico.

La gran variedad de tamaños también me parece una idea maravillosa, yo elegí el más pequeñito ya que tan solo quería probarla y no quería arriesgarme a comprar uno más grande, aun así debo decir que me ha cundido mucho y que por lo tanto sale muy rentable. El precio también me parece adecuado, es muy asequible para todo el mundo, a mi me costo alrededor de 3 euros.

A cerca de la textura y el olor no tengo mucho que decir, seguro que sabéis lo que pienso de estos aspectos, me parecen maravillosos y me encantan, me han hecho disfrutar mucho con cada aplicación y en ningún caso he sentido sensaciones desagradables, ni tampoco me ha irritado la piel en ningún momento. Definitivamente a estos aspectos les doy un diez.

Sobre los resultados tengo dos cosas que deciros, la primera es que he adorado la sensación y la plenitud que dejaba en mi piel, la he sentido muy limpia desde el primero momento, pocos cosméticos me han ofrecido una sensación tan satisfactoria en cuanto a la limpieza y la segunda es que en cuanto a desmaquillar no creo que sea de lo más efectiva, yo suelo usar maquillaje waterproof y desde el primer momento he visto dificultades a la hora de eliminar el maquillaje, he notado que me iba dejando restos constantemente.

En definitiva, no creo que sea un mal producto, porque como os digo, me ha ofrecido mucho más de lo que imaginaba, pero tampoco creo que sea el más completo de todos y yo iba buscando algo más.

La alternativa: Agua micelar de Nezeni Cosmetics

Aunque me alegro mucho de haber probado el agua micelar de La Roche Posay, ya que me ofreció muchas propiedades buenas y en definitiva salí con un buen sabor de boca, no era mi agua micelar definitiva, eso lo supe desde el principio y por lo tanto no paré de probar otras aguas.

Hoy en día puedo decir que hace algún tiempo me tope con mi agua micelar ideal, un producto natural y con bajos niveles de conservantes, evitando de esta manera el efecto combinado (lo que siempre he ido buscando), me refiero al agua micelar de la marca Nezeni Cosmics, una marca que me ha demostrado su lucha por conseguir un mundo más sostenible y unas pieles más sanas. Os aseguro que no dejará indiferente a nadie, así que si os ha gustado simplemente con esta breve explicación os animo a que la probéis porque ¡vais a quedas fascinados!

Mi alternativa

Hasta aquí hemos llegado con este artículo, espero que hayáis disfrutado y hayáis podido conocer un poquito más de cerca al agua micelar de La Roche Posay. Dicho esto solo me queda desearos suerte en la búsqueda de vuestra agua micelar ideal y que mientras tanto vayáis cuidando cada día de vuestra piel.