El tónico es uno de los cosméticos que menos valoramos en nuestro día a día, aunque no siempre ha sido así, antes del lanzamiento del agua micelar no había dudas de que lo necesitábamos.

Desde que apareció el agua micelar en nuestras vidas, desde el momento que comprendimos que este maravilloso cosmético era capaz de desempeñar más de una función, que además una de ellas era la de tonificar, todo se puso en dudas.

Empezamos a dudar si realmente ahora que ya había un cosmético que nos limpiaba y que además nos tonificaba la piel, era necesario usar las dos, ya que si solo usábamos el agua micelar estábamos ahorrando en tiempo y dinero.

Seguro que nos ha pasado a todos o incluso le sigue pasando a muchas personas, ya que hay mucha desinformación y creencias erróneas al respecto, por lo tanto en hemos decidido plasmar en este artículo toda la información más importante sobre esta gran duda, abordaremos el tema de la sustitución de un cosmético por otro y llegaremos a la conclusión de lo que realmente debemos hacer.

Antes de empezar con el primer apartado, para todos aquellos amantes del agua micelar, os voy a dejar por aquí este artículo donde vamos a encontrar a las mejores aguas micelares del mercado: Mejores aguas micelares.

¿Agua micelar o tónico?

¿Son necesarios estos productos para cuidar de nuestra piel?

Lo primero de lo que me gustaría hablaros es de la importancia que tiene el hecho de que cuidemos y mantengamos limpia nuestra piel cada día, ya que aún hay muchas personas que no tienen muy clara la importancia que este acto tiene.

La piel tiene unas necesidades básicas que debemos cubrir para que esta se encuentre en perfecto estado y pueda realizar adecuadamente sus procesos habituales, como por ejemplo la regeneración. Una de esas necesidades (y quizás la más importante de todas) es la limpieza de la piel, nunca podremos tener una dermis sana y bonita si no la mantenemos libre de todas esas partículas de impurezas, suciedad y maquillaje.

Si sois de los que usáis miles de productos para cuidar de vuestra piel pero sin embargo no le prestáis demasiada atención a la limpieza de esta, seguro que os interesará el porque no veis mejoras en vuestro rostro, si por otro lado sois de los que todavía limpiáis vuestra piel como cuando éramos pequeños, con jabón y agua, dejadme deciros que aunque eso es mucho mejor que no hacer nada, es un proceso incompleto y quizás sea la razón por la que vuestra dermis no está como debería.

Dicho esto, os responderé a la pregunta que hace honor al titulo del apartado, aunque estoy segura que de sobra sabréis la respuesta. Sí, es completamente necesario usar un limpiador facial, un agua micelar, un tónico, etc todos aquellos cosméticos que son fundamentales para que nuestra piel pueda lucir un estado óptimo y sano.

¿Por qué debemos limpiar la piel?

Hemos hablado de que los productos destinados a la limpieza de la piel como los que nos interesan en este artículo, el agua micelar y el tónico son necesarios y fundamentales para cuidar y limpiar nuestra piel, pero sin embargo no hemos hablado de la importancia que tiene mantener la piel limpia y libre de todas las sustancias y muchos de vosotros quizás tenéis la gran duda de ¿por qué la piel necesita limpieza más sofisticada si realmente hace años esto no se realizaba o al menos no era tan común?

La realidad es que es cierto que antes, hace años las personas no tenían tantos productos y sin embargo su piel no se veía con aspectos insanos o feos, la razón es simple, el primer motivo es la contaminación, hace años no existía la contaminación a la que hoy día estamos expuestos y por lo tanto la piel no absorbía tantas impurezas y partículas dañinas. La otra razón es que en aquellos tiempos se usaban productos completamente naturales, sin ingredientes dañinos ni artificiales que aumentaran la sequedad de la piel o la producción excesiva del sebo, por lo tanto todo era mucho más sano para la dermis.

Hoy en día estamos constantemente en contacto con humo, partículas, aire contaminado, etc, todo ello incide en nuestra piel y se queda ahí, por lo tanto si no lo quitamos todo ello se va acumulando, dañando y deteriorando nuestra propia tez y obstruyendo los poros, haciendo imposible que ésta se pueda regenerar y es ahí donde residen los problemas.

¿En qué nos ayudan estos dos cosméticos?

Ahora que ya tenemos muy claro el hecho de que nuestra piel necesita que la limpiemos y necesita que usemos unos productos más específicos para ello, vamos a hablar sobre la función que desempeñará cada uno de los dos cosméticos que hoy nos interesan aquí.

Así que si tenéis dudas de para que sirven para uno de ellos y que harán en nuestra piel, es momento de descubrirlo y ¡acabar con todas esas dudas!

Tónico

El tónico es uno de los cosméticos más antiguos en cuanto al cuidado de la piel y la limpieza de esta, mucho más que el agua micelar, además es un producto que se fabricó especialmente para cuidar de nuestra piel y que hasta día de hoy se conoce que es de lo más importante en el proceso de la rutina facial diaria.

Estoy segura que muchos de los que hoy estáis leyendo esto no habéis usado nunca ninguno o si lo habéis hecho no habéis sido muy constantes con él, curiosamente se trata de uno de los cosméticos más olvidados y con menos uso, es decir, no solemos darle importancia. Aunque también estoy segura que muchísimas personas lo usan y es una suerte que estén bien informados y sepan perfectamente que el tónico no es sustituible ni prescindible.

Cuando este producto vio la luz en el mundo de la cosmética se convirtió en un boom y todo el mundo lo quería, entonces si éramos consientes de que lo necesitábamos, el problema vino luego, con el lanzamiento del agua micelar que lo puso todo patas arriba.

¿Cuál es su función?

La función del tónico es la de equilibrar el pH de nuestra piel, un proceso fundamental para nuestra propia salud, seguro que nunca os habéis parado a pensar que todos los productos que ponemos en nuestro rostro (como el maquillaje, cremas, polvos, etc) están alterando nuestro propio pH y por lo tanto nos están creando desequilibrios en la piel, algo que debemos remediar con urgencia y el tónico es el único capaz de ofrecernos ese servicio.

Además también lleva a cabo ostras funciones, como el hecho de terminar de limpiar la piel, es decir, si ha quedado algún resto que se le haya pasado al limpiador o al agua micelar previamente, él lo termina retirando y por si no fuera poco también deja los poros cerrados para que así no entre ningún tipo de impureza en ellos.

Ahora vamos a hablar más profundamente sobre lo que este cosmético es capaz de hacer en nuestra piel, para que no nos quede ninguna duda:

  • Equilibrar el pH de nuestra dermis

Es por lo primero que se le conoce y la función más valiosa que realiza, ya que no hay ningún otro producto que lo haga con la misma efectividad que el propio tónico. Como ya sabéis esto es completamente necesario para que nuestra piel vuelva a se estado normal, después de haberse visto afectada por el uso de distintos cosméticos al cabo del día.

  • Piel más elástica 

Para que el tónico consiga equilibrar los parámetros del pH de nuestra piel, éste tiene que penetrar en ella y depositar muchas propiedades que lo hagan posible, consiguiendo además muchas más cosas, entre ellas, el hecho de ofrecerle a la dermis una mayor elasticidad y por lo tanto un aspecto mucho más joven y revitalizado.

  • Calma incluso en pieles más sensibles

Que un cosmético nos ofrezca sensaciones de calma en la piel es algo muy positivo, ya que entre tanta contaminación y diferentes radicales libres estropeando cada vez más a nuestra piel, necesitamos ese ratito de calma y alivio que el tónico nos ofrece. Sobre todo se beneficiarán de ella las personas que sean propensas a las reacciones, alergias, irritaciones, picores, etc.

  • Culmina la limpieza del rostro

El primer paso siempre es el limpiador facial, que se encargará de eliminar todas las impurezas y suciedad que se encuentran en la piel, pero sin embargo todos sabemos que siempre queda algún resto escondido en el rostro. Gracias al tónico no debemos preocuparnos por ello, ya que éste se encargará de eliminar todos esos restos que se encuentre a su paso y por lo tanto dará lugar a un rostro impoluto. En definitiva, es un gran ayudante de la limpieza facial.

  • Limpia y cierra la poros del cutis

Muchos cosméticos son capaces de limpiar y desobstruir los poros pero sin embargo casi todos los dejan al aire libre, abiertos y completamente desprotegidos ante cualquier partícula que se quiera introducir en ellos y volver a obstruirlos. El tónico sin embargo los limpiará y los dejará completamente cerrado, evitando así que se vuelvan a obstruir.

Estas son todas las funciones que es capaz de cubrir un tónico, como veis son acciones muy importantes para el buen estado de nuestra piel y por lo tanto no debemos prescindir nunca de él.

¿Qué nos ofrecen el tónico y el agua micelar?

Agua micelar

Antes de empezar os dejo por aquí un artículo donde vais a encontrar mucha más información sobre el agua micelar, además de conocer también gran parte de su historia y orígenes, si os interesa os animo a que le echéis un vistazo: ¿Qué es y para que sirve el agua micelar?

Todos los cosméticos tienen su función, todos ellos van a cubrir alguna necesidad de nuestra piel, pero el agua micelar es completamente diferente, no es como el tónico que tiene bien estipulado todo lo que debe hacer, sino que este cosmético es tan polivalente que cubre más de una función, por lo tanto seguro que habéis oído en multitud de ocasiones “todo en uno” para nombrar a una gua micelar.

Normalmente este cosmético desempeña de 3 a 4 funciones, entre las que podemos nombrar el hecho de desmaquillar la piel, limpiarla, tonificarla, hidratarla y dejarla completamente preparada para futuros cosméticos.

Como podéis ver es todo un lujo tener acceso a un cosmético tan maravilloso como el agua micelar, un producto que a primera impresión nos ofrece todo lo que haría 4 cosméticos diferentes.

Su tan alta eficacia se la debe completamente a su formulación, las micelas, pequeñas partículas que actuarán como imanes atrayendo y atrapando todas aquellas impurezas que se encuentren en nuestro rostro, para luego conducirlas y eliminarlas de la piel. Pero ¡ojo! no arrastran la suciedad, sino que tal y como hemos dicho las atrapan y las conducen, evitando así la posibilidad de ir dejando restos.

Como podréis imaginar y muchos otros recordar, el lanzamiento del agua micelar al mercado de la cosmética fue toda una revolución, llegó pisando fuerte y arrasando con muchos otros cosméticos, entre ellos el tónico que se vio afectado en cuando a ventas y uso, las personas empezaron a prescindir de él en cuanto vieron que el agua micelar también les ofrecía la misma función además de otras.

¿Cuál es su función realmente?

La función del agua micelar es la de limpiar la piel, aunque realmente tenga mucho más usos (si os interesa saber todo lo que podéis hacer con ella os aconsejo que le echéis un vistazo a este artículo: Usos del agua micelar)

El agua micelar es perfecta para desempeñar todas las funciones que hemos nombrado antes, tanto desmaquillar, como limpiar, tonificar, hidratar, etc, pero lo que realmente hace a la perfección es limpiar la cara, las demás funciones las desempeña pero no de manera profesional, es decir, nunca llegará a tonificar de la misma manera y con la misma profesionalidad que un propio tónico destinado exclusivamente para ello.

No obstante, podemos decir que es completamente normal que hayáis caído rendidos ante ella, ya que es uno de los cosméticos más completos que existen. Al igual que hemos hecho con el tónico, vamos a ver más detalladamente todo lo que el agua micelar es capaz de hacer en nuestra piel:

  • Desmaquillar el rostro

Un desmaquillante es uno de los cosméticos que más añoramos siempre, ya que no es tarea fácil encontrar uno que nos elimine el maquillaje del rostro de manera efectiva y rápida y que además nos ofrezca un trato respetuoso y bueno. Pero si alguno de vosotros habéis descubierto a la maravillosa agua micelar realizando esta función estoy segura que ya no habéis buscando ningún otro desmaquillante. El agua micelar es capaz de eliminar el maquillaje de una sola pasada, incluido el waterproof o más resistente, todo ello gracias a las maravillosas micelas. Además todo eso lo hará de manera respetuosa con la piel y sin causar ningún tipo de daños.

  • Limpieza del rostro

En este caso coincide con el tónico, aunque no del todo, como hemos visto el tónico se encarga de culminar con la limpieza, sin embargo el agua micelar lo hará desde el principio. Este cosmético limpiará nuestro cutis de forma profunda y efectiva, todo ello lo hará de igual manera respetando al máximo la salud de nuestra piel, por lo que se recomienda su uso todos los días en dos ocasiones, en la mañana y en la noche, para así siempre tener la piel radiante y limpia.

  • Tonificar la tez

Aquí es donde hay muchas dudas, el agua micelar es capaz de tonificar nuestro rostro, entonces ¿para que vamos a usar los dos cosméticos? Ayudará a equilibrar el pH de nuestra dermis, cerrar los poros y dejar la piel completamente preparada.

  • Hidratación del cutis 

Para culminar con las funciones que este cosmético es capaz de realizar, encontramos el hecho de hidratar la piel, sí por si no fuera poco también nos ofrece esta función. Todas las pieles necesitan hidratación y nutrición, independientemente del tipo de piel que sea, incluso las más grasas necesitan estar hidratadas. El agua micelar aportará la hidratación necesaria a cada tipo de piel sin llegar nunca a sobre hidratar o a dejar el rostro con sequedad.

Estas son las funciones más frecuentes en cuanto al cuidado de la piel por parte del agua micelar, como veis es todo un cosmético estrella.

¿Debemos sustituir al tónico por el agua micelar?

Ya sabemos lo que nos ofrece cada uno de estos productos, sabemos que los dos son maravillosos y que desempeñan funciones fundamentales, por lo tanto es momento de contestar la gran duda de si es buena idea o no lo es el hecho de sustituir al querido tónico por la polivalente agua micelar.

La respuesta es un ¡NO rotundo!, no debemos nunca sustituir al tónico por el agua micelar, la razón ya la sabréis, aunque el agua micelar es tan polivalente que una de las funciones que es capaz de cubrir sea la de tonificar el rostro no lo hará nunca como lo hace un tónico. El tónico lo hará de forma profesional y específica, ya que ha sido creado especialmente para ello, mientras que el agua micelar al tener tantos frentes abiertos (desmaquillar, limpiar, tonificar e hidratar) no lo hará con la misma profesionalidad y dedicación y por lo tanto la función no será tan completa.

¿Qué quiere decir esto?, que no debemos sustituir ni prescindir de ninguno de los dos. Son dos cosméticos que juntos van a trabajar mucho mejor y van a ser mucho más completos que trabajando por separado y por lo tanto van a conseguir mucho más en nuestra piel que si prescindiésemos de uno de ellos.

En definitiva ¿quién en su sano juicio querría prescindir de lo que le ofrece el tónico y el agua micelar, cada uno de ellos de manera conjunta?, estoy segura que nadie, por lo tanto no nos dejemos llevar por informaciones erróneas.

Lo que si me gustaría destacar es que, en el mercado existen cosméticos que contemplan en su formulación, todo lo que nos ofrece el agua micelar y el tónico, es decir, un producto que los une en uno solo, por lo tanto si nos decidimos por ese no es necesario que usemos los tres, pero esto ya será decisión de cada persona.

¿Debemos sustituir al tónico por el agua micelar?

¿Podemos usar solo el agua micelar en momentos de prisa?

Ahora bien, ¿qué pasa si tenemos mucha prisa o si nos vamos a pasar unos día a casa de un familiar, amigo o incluso de vacaciones y desconexión y no queremos (como es obvio) pasarnos mucho tiempo en el baño cuidando de nuestra piel?

Si esto nos pasa, no os preocupéis ya que no pasa nada si en unos días no usamos los dos cosméticos, ya que el agua micelar nos va a aportar (aunque no de manera tan efectiva, como ya hemos visto) lo que haría un tónico, por lo tanto y como excepción, los días en los que no tengamos demasiado tiempo o nos hayamos ido a pasar unos días fuera de casa y no queremos cargar con todos los cosméticos o pasar mucho tiempo en el baño, el agua micelar se convertirá en nuestra aliada.

Eso sí, que tan solo sea como manera aislada y poco frecuente, ya que si lo hacemos cada día volvemos al inicio de todo este artículo, una piel con carencias e incompleta.

Agua micelar casera

Para terminar con este artículo me gustaría hablaros sobre el agua micelar casera, que es completamente viable hacerla en casa y que será igual de efectiva que si la compramos, así que para todos aquellos que estéis aquí y que seáis amantes de la cosmética natural ¡tengo buenas noticias!, podréis iniciaros en la cosmética casera con la querida agua micelar o si lo habéis hecho alguna vez, que sepáis que es una elección maravillosa.

Por lo tanto de la misma manera que os he dejado al principio el artículo con las mejores aguas micelares del mercado, para todos aquellos que queráis comprarla, también os voy a dejar por aquí un enlace que os llevará hasta un artículo donde encontraré todo lo que necesitáis saber sobre el agua micelar casera y donde también encontraréis algunas recetas: ¿Cómo hacer un agua micelar casera?

Agua micelar casera

Aquí es donde le ponemos fin a este artículo, espero que os haya gustado y que os haya ayudado a tener claras muchas ideal sobre el tónico y el agua micelar, espero también que ahora podáis disfrutar plenamente de los dos sin excepción alguna. Dicho esto, ahora solo queda que ¡disfrutéis al máximo de todo lo que tenemos a nuestro alcance y que tanto nos ofrecen para la salud de nuestra piel!