Desmaquillar la piel es algo que debemos hacer de forma automática cada vez al llegar la noche antes de irnos a la cama, ya que de la otra manera estaremos poniendo en peligro la salud de nuestra dermis.

Estoy segura que todos somos conscientes de que esto debemos hacerlo y que el hecho de desmaquillar es algo que no podemos saltarnos, pero ¿todos lo llevamos al pie de la letra?

La pereza, el agotamiento, la falta de ganas o incluso una mala experiencia con cualquier cosmético pueden hacer que el simple hecho de pensar en la rutina de limpieza facial sea un fastidio.

Pero dejadme deciros que para nada es así, en cuanto se encuentran los cosméticos adecuados y empezamos a comprender que cuidar de nuestra piel y mimarla nos quitará años de encima y nos aportará la salud que necesitamos, todos nuestros pensamientos cambian.

En el artículo de hoy vengo a hablaros sobre los desmaquillantes de la marca Clinique, que como sabéis los que conozcáis a esta marca son muy famosos en el mundo de la cosmética. Os hablaré bajo mi experiencia y es por ello que espero que os sirve de ayuda si estáis pensando en usarlos.

Antes de comenzar, os dejo por aquí un artículo donde encontraréis los mejores desmaquillantes del mercado: Mejores desmaquillantes. 

Desmaquillantes Clinique

Clinique: Desmaquillantes

Seguro que más de una vez habéis oído hablar de la marca Clinique, ya que lleva muchos años lanzando cosméticos al mercado para cuidar de nuestra piel, aunque hoy solo nos centraremos en sus desmaquillantes.

El desmaquillante es un producto que necesitamos a diario, ya que desde hace años venimos usando maquillaje para decorar nuestra piel, para sentirnos mejor con nosotros mismos y más seguros, pero si usamos maquillaje también debemos usar un desmaquillante para poder eliminarlo todo y volver a dejar la dermis en un estado impoluto.

Es por ello que necesitamos un desmaquillante que nos ayude con todo ello, pero ¿cuántos podemos encontrar o cuál es el mejor para nosotros?, para llegar a esa conclusión debemos tener varios aspectos en cuenta y para ello también debemos probar y probar hasta que demos con el que hemos estado soñando siempre y así fue como yo use los desmaquillantes de Clinique.

Los que conozcáis la marca sabréis que dentro de ella podemos encontrar dos tipos de desmaquillantes, un bálsamo y un aceite y es de ellos de los que hoy os vengo a hablar y a dar mi experiencia, así que ¡atentos!

Antes de comenzar os dejo por aquí un artículo donde encontraréis todos los tipos de desmaquillantes que existen en el mercado: Tipos de desmaquillantes. 

BÁLSAMO DESMAQUILLANTE TAKE THE DAY OFF, CLINIQUE

Bálsamo desmaquillante Clinique

¿Conocéis la doble limpieza?, pues los bálsamos desmaquillantes son los cosméticos ideales por experiencia a la hora de realizar este tipo de limpiezas más profundas y profesionales, por lo que seguro que habéis oído más de una vez hablar de ellos.

Clinique nos asegura que con este bálsamo desmaquillante obtendremos un rostro completamente impoluto y libre de todo el maquillaje que hayamos puesto con anterioridad, además también recalca que elimina de forma efectiva el waterproof, por lo que nada se le resiste.

Todo ello es gracias a su increíble transformación, es decir, a sus grandes cambios de estado, en principio sólido, luego líquido cuando entra en contacto con nuestras manos y por último estado lechoso al entrar en contacto con el agua. Gracias a estos cambios podemos decir que su uso es realmente cómodo.

Ahora ha llegado el momento de que analicemos realmente todos los aspectos de los desmaquillantes de Clinique, así que ¡manos a la obra!

Los ingredientes

Lo primero siempre son los ingredientes, una vez que conocemos este aspecto podemos deducir muchas cosas, por ejemplo si encontramos en este INCI muchas sustancias negativas no vamos a esperar que el cosmético sea de lo más sorprendente y sano y viceversa igual, por lo tanto es un aspecto que nos aclara muchas cosas.

Os voy a dejar por aquí la lista completa de los ingredientes:

Ethylhexyl Palmitate, Carthamus Tinctorius (Safflower) Seed Oil, Caprylic/Capric Triglyceride, Sorbeth-30 Tetraoleate, Polyethylene, Peg-5 Glyceryl Triisostearate, Water\Aqua\Eau, Tocopherol, Phenoxyethanol

Aunque como podéis ver el listado es más bien corto, podemos encontrar en él sustancias que no esperábamos y que no son nada adecuadas para cuidar de la piel, como son por ejemplo los PGE y el conservante Phenoxyethanol que es bastante irritante, además también vemos en los primero puestos un derivado del aceite de palma que aunque no sea malo para tratar nuestra dermis si que es bastante dañino con el medio ambiente.

Por otro lado también vemos algunos ingredientes buenos y que intentarán contrarrestar todo lo demás, pero aun así no creo que sea suficiente para que nos ofrezca todo lo que nos dice.

Envase y precio

El envase será la residencia de nuestro bálsamo desde su fabricación hasta que llegue a nosotros, por lo tanto debe ser un lugar seguro donde no se derrame ni se contamine, por otro lado también debe ser algo cómodo y práctico donde al usarlo nos sea fácil y sencillo.

En este caso, al tratarse de un bálsamo que como sabéis su principal estado es sólido, el formato no puede ser otro que un tarro de plástico con un tapón de rosca donde para aplicarnos el bálsamo tendremos que meter los dedos y aunque no sea el método más higiénico ni el que más suele gustarnos, no podríamos temer un cosmético sólido en otro tipo de envase.

Aunque si que hay una solución, seguro que conocéis las espátulas con las que podemos ir cogiendo el cosmético sin la necesidad de introducir los dedos y que nos facilitará mucho más todos los momentos de uso.

El diseño que ha elegido Clinique es bastante llamativo y bonito, un color lila para el tarro y un color plateado para el tapón de rosca, como veis precioso para una primera impresión.

El tamaño del tarro es de unos 125 ml, aunque no sea muy grande os aseguro que cunde bastante, ya que tan solo tendremos que usar el tamaño de nuestra yema del dedo para desmaquillar todo el rostro, todo ello gracias a su estado líquido cuando entra en contacto con la piel.

El precio es algo elevado para su tamaño y ahora que también conocemos sus ingredientes y hemos comprobado que no son del todo lo que esperábamos más elevado nos parecerá, su precio ronda los 20 euros.

La textura

Una vez que ya tenemos los ingredientes y además también conocemos su precio y practicidad, es momento de hablar sobre la textura y sobre como lo sentiremos en nuestra piel en cada aplicación.

Como recordaréis, ya hemos hablado antes de sus cambios de estado, que en un principio es sólido mientras que cuando lo aplicamos al rostro (frotándolo previamente con nuestras manos) se vuelve más líquido y oleoso, pero además cuando entra en contacto con el agua en el momento de aclarar la piel se vuelve como una especie de leche desmaquillante. Todo ello destinado a que el cosmético sea más agradable en cada uso y mucho más eficaz.

En cuanto a este bálsamo debemos decir que aunque uno de sus cambios sea de sólido a oleoso en ningún momento se convierte en un cosmético desagradable ni tampoco empeorará el estado de la piel a más grasa, independientemente de si nuestra dermis es más bien tirando a seca o a grasa, por lo que en este sentido podemos estar tranquilos.

Además, gracias a su transformación última, al convertirse en un tipo de leche con el agua es mucho más sencillo eliminarlo todo del rostro sin dejar ningún tipo de sensaciones untuosas ni restos del aceite.

En definitiva, la textura del bálsamo de Clinique es maravillosa y hace que nuestra piel se sienta mucho mejor una vez que terminamos de usarlo.

El olor

Por último de lo que hablaremos será del olor que Clinique ha querido ofrecernos mediante su bálsamo desmaquillante, como sabéis es un aspecto que también importa, aunque realmente no tanto como los demás.

En este caso podemos decir que la marca ha elegido el camino más sencillo, ha querido que el bálsamo carezca de olor, de esta manera tenemos una buena noticia, ya que está claro que nunca llegará a ser desagradable para nadie, pero puede que para otro que esperaran un aroma en particular haya sido una decepción.

Bajo mi punto de vista, creo que la elección de Clinique es acertada, ya que así nos aseguramos de que en ningún momento resulte pesado o empalagoso.

Mi experiencia con el bálsamo desmaquillante de Clinique

Como podréis imaginar desde el primer momento sus ingredientes no me han parecido nada acertados, me sobran muchas sustancias como las siliconas, los conservantes que han elegido y algunos más que no son ni saludable para la piel ni sostenibles con el medio ambiente.

Por otro lado el precio también me parece algo elevado para la cantidad con la que cuenta y los ingredientes que han usado, ya que aunque cunde mucho no creo que la formulación sea la más adecuada.

La textura y el olor me parecen de lo más acertado, ya que me ha parecido muy reconfortante y muy agradable los cambios de estado del bálsamo, han hecho que haya disfrutado mucho de cada aplicación, al mismo tiempo el olor también ha ayudado a que las rutinas hayan sido más amenas, ya que en ningún caso se ha convertido en algo pesado.

En cuanto a los resultados tengo que deciros que no era lo que iba buscando, a la hora de desmaquillar me ha ido dejando restos por todo el rostro, sobre todo con el maquillaje waterproof, por lo que no creo que lo vuelva a usar más. Me parece un desmaquillante práctico y agradable pero incompleto y poco efectivo.

ACEITE DESMAQUILLANTE TAKE THE DAY OFF, CLINIQUE

ACEITE DESMAQUILLANTE TAKE THE DAY OFF, CLINIQUE

Como podéis imaginar el aceite desmaquillante es el segundo cosmético que ha lanzado Clinique a su línea de desmaquillantes, como veis es el diseño es muy similar al del bálsamo anterior, pero con la diferencia de que este si que es realmente un aceite y por lo tanto no cuenta con transformaciones en su estado.

Aun así podemos ver como Clinique nos asegura que es apto para todo tipo de pieles y que no empeorará ni ofrecerá más sebo del que tiene por ejemplo una piel grasa. Además también nos afirma que este aceite será más que suficiente y efectivo para desmaquillar todo el rostro, incluido el maquillaje waterproof.

También cabe destacar que esta opción es más elegida por aquellas personas que quieren algo un poco más sutil o ligero que un bálsamo, ya que no resulta tan untuoso, por lo que si sois de esas personas os interesará más.

Ahora que también lo conocemos, vamos a pasar a hablar de los demás aspectos del cosmético.

Por aquí encontraréis los mejores aceites para desmaquillar el rostro, si os interesa este tipo de desmaquillantes os aconsejo que le echéis un vistazo: Mejores aceites desmaquillantes. 

Lista de ingredientes

A la hora de observar el INCI o lista de ingredientes del aceite desmaquillante nos damos cuenta que es muy parecido o prácticamente igual que el del bálsamo anterior, algunos activos diferentes pero los mismos inconvenientes.

Podemos ver de nuevo los PGE y los conservantes irritantes de los que hemos hablado más arriba, por lo que la decepción vuelve a ser la misma.

A pesar de ello Clinique nos dice que es un cosmético apto para todo tipo de pieles, como bien hemos dicho antes. Aun así puede que llegue a irritar en algunos casos.

Envase y precio

Como podéis ver en la imagen, aunque el diseño es el mismo en cuanto a colores (lila el bote y plateado la zona del dosificador) el formato no tiene nada que ver.

Al tratarse de un aceite líquido, el formato es un bote con un dosificador en forma de pulsador, mucho más práctico e higiénico para su uso diario, además el pulsador es una de las mejores opciones ya que evitamos desperdiciar el cosmético y por ende usar solo lo que queremos.

Lo mejor de todo es que cuenta con una especie de seguro que podemos poner cuando no la estemos usando, de esta manera evitaremos los frecuentes accidentes de caídas al suelo y que se salga todo el cosmético o de apretarlo sin querer y llenarlo todo de aceite desmaquillante.

En cuanto a los tamaños, en este caso ha decidido ofrecer dos cantidades diferentes, un bote más pequeño de unos 125 ml, ideal para llevarlo a todos lados sin que ocupe apenas espacio y otro de unos 200 ml que es un poco más grande ideal para tener en casa (aunque tampoco es excesivamente grande).

Su precio me vuelve a parecer algo elevado, ya que de nuevo lo encontramos rondando los 20 euros, dependiendo un poco del tamaño, por lo que no creo que sea muy económico para lo que nos ofrece.

La textura

A pesar de ser un aceite tengo que deciros que en ningún momento me pareció un cosmético pesado o untuoso, sino que todo lo contrario, era bastante ligero y es así como Clinique lo define.

Eso sí, seguro que lo habéis leído en otros lugares pero os lo dejo por aquí también a modo de consejo, al tratarse de un aceite desmaquillante hace que podamos convertir ese momento en algo realmente agradable y para ello os recomiendo que realicéis masajes faciales en vuestro rostro.

La conclusión es bastante buena, una textura que promete unos momentos encantadores al ser tan suave, sutil y ligera, además de prometernos que no empeorará la piel grasa en ningún caso.

El olor

En el olor vuelve a coincidir con el bálsamo anterior, no cuenta con ningún tipo de olor y eso como ya sabéis para mi resulta algo positivo.

En cambio, para aquellos que prefiráis un olor en especial siento deciros que en los desmaquillantes de la marca Clinique no los vais a encontrar.

Mi experiencia con el aceite desmaquillante de Clinique

En cuanto a los ingredientes ya sabéis que pienso lo mismo, no creo que sean los adecuados y tampoco volvería a elegir un cosmético con esas sustancias, no obstante no puedo decir que me haya hecho daño en la dermis ni que me haya irritado, ya que no lo ha hecho en ningún momento.

El precio me sigue pareciendo elevado, pero aun así creo que al ser un tamaño un poco más grande no es tan desorbitado como el bálsamo, además en cuanto a los resultados salí más contenta en este caso.

La textura me ha parecido un aspecto genial, efectivamente no dejó sensaciones grasas en mi piel ni me resultó pesada, todo lo contrario, fluía bastante bien y es muy ligera por lo que penetra y llega a todas las zonas de la piel.

El olor también es algo que me ha parecido positivo, como ya sabéis por mi experiencia con el bálsamo siempre prefiero un cosmético sin olor o con aromas muy sutiles, así me aseguro de que no se me hace pesado en ningún momento.

En cuanto a los resultados, aunque de nuevo he sentido que a veces tenía que volver a repetir las pasadas con el algodón, si que he notado que es más eficaz que el bálsamo ya que elimina más cantidad de maquillaje y lo hace de forma más rápida.

Mi alternativa favorita: Agua micelar de Nezeni Cosmetics

Ahora que ya hemos llegado al final es el momento de hablaros sobre mi cosmético favorito en el mundo, desde que la descubrí no he vuelto a sentir la necesidad de buscar otros y es que es realmente maravillosa. Estoy segura que habéis oído hablar de ella en más de una ocasión o que incluso habéis visto que es la alternativa de muchas personas pero la realidad es que se lo ha ganado a pulso, estoy hablando del agua micelar de Nezeni Cosmetics.

Un cosmético que se convertirá en el maravilloso comodín de todo el que la use, la marca ha luchado para crear un producto completamente natural y con unos niveles bajísimos de conservantes que lo único que nos aportará serán beneficios.

Hasta el momento es el “desmaquillante” más efectivo que he usado y lo pongo entre comillas porque no es solo eso sino que es mucho más, es un cosmético polivalente que además también nos ofrece hidratación, limpieza y tonificación de la piel.

Os recomiendo que la probéis, os aseguro que ¡no habrá marca atrás!

Mi alternativa