Estoy segura que ninguno de vosotros suele salir a la calle sin una buena máscara de pestañas que nos haga una mirada mucho más profunda y bonita, es normal a todos nos pasa. También estoy segura que tenemos en casa cientos de máscaras de pestañas, alargadoras, voluminizadoras, rizadoras, waterpoof, etc y que cada vez que vamos a una tienda nos quedamos extasiados antes todas los tipos que hay y lo preciosas que dejan nuestras pestañas.

Pero de lo que no estoy tan segura es de que seamos igual de constantes y estemos igual de motivados a la hora de desmaquillar las pestañas, porque esto es realmente importante y a veces lo dejamos pasar por alto, ¿cuántas veces habéis caído en la tentación de no desmaquillar y hacerlo al día siguiente?

Las pestañas son vellos cuya función como veremos más abajo es proteger a nuestros ojos y por lo tanto debemos mantenerlas siempre en perfecto estado, solo de esta manera podremos llegar a tener unos ojos sanos y libre de cualquier posible daño.

Antes de empezar os voy a dejar por aquí un artículo donde podréis encontrar los mejores desmaquillantes de ojos del mercado que a la misma vez también desmaquillarán nuestras pestañas: Mejores desmaquillantes de ojos.

Cuidar de nuestras pestañas

La función de las pestañas, ¿por qué debemos cuidarlas?

Las pestañas como seguro que sabéis son los vellos que se encuentran en los párpados de nuestros ojos, tanto en los superiores como en los inferiores y son las encargadas de evitar que las partículas de suciedad, impurezas, arenilla, etc entren en nuestros ojos y nos hagan daño, seguro que muchas veces cuando habéis estado en un lugar de mucho aire habéis notado como en vuestras pestañas se han acumulado granitos de arenilla, estos que hubiesen dañado nuestros ojos si ellas no hubiesen actuado.

Por todo esto es muy importante que mantengamos las pestañas cuidadas, ya que de esta forma podremos tenerlas siempre preparadas y fuertes para actuar y proteger nuestros ojos, de la otra manera si no las cuidamos bien lo que obtendremos serían pestañas débiles y sin la potencia suficiente para protegernos, por lo que también se nos caerán con mucha más facilidad y frecuencia obteniendo así pestañas despobladas y tristes.

Cuando maquillamos las pestañas y ponemos rimel en ellas estamos “dañándolas“, lo pongo entre comillas, ya que si después las desmaquillamos y las cuidamos como se merecen no tienen porque ser dañadas por el rimel o máscara de pestañas, por lo que de nuevo reiteramos la importancia que tiene que las desmaquillemos y la mantengamos siempre lo más sanas posible.

Además también es importante desmaquillar el ojo al completo, ya que son dos actos que van unidos, por lo tanto si queréis saber como desmaquillar de forma correcta los ojos os dejo por aquí un artículo donde se explica con todo detalle: ¿Cómo desmaquillarte los ojos correctamente?

Pasos para desmaquillar las pestañas de forma correcta

Ahora que ya hemos visto lo importante que es mantenerlas desmaquilladas y cuidadas, es el momento de que hablemos sobre como hacerlo para que el proceso sea de lo más satisfactorio posible.

Antes de empezar me gustaría deciros que evitéis siempre ser brucos con ellas, nunca debemos tratar a las pestañas con presión, tirones ni arrastrando con fuerza el algodón o lo que usemos para desmaquillarlas, es muy importante que todo el cuidado que le prestemos sea de lo más suave y cuidadoso posible, ya que las pestañas son tan delicadas que con un mínimo de brusquedad podemos estropear todo el proceso y causar daños.

Dicho esto, es el momento de que empecemos a hablar sobre los pasos correctos que debemos seguir para desmaquillar las pestañas de la mejor manera posible, así que ¡atentos a todas las pautas que os voy a ir dando!

Pautas para desmaquillar las pestañas

  • Discos de algodón, los aliados de las pestañas

Siempre que hablamos de desmaquillar pestañas es muy importante que lo que usemos para llevar  acabo este proceso sean discos de algodón, ya que son mucho más suaves, ligeros y efectivos a la hora de desmaquillar esta zona tan delicada. No recomiendo el uso de algodón en bruto (que también podéis encontrar en las tiendas) ya que al pasarlo por las pestañas va soltando pelusillas blancas del propio algodón e iríamos dejándolas por toda las pestañas, dificultando el proceso de desmaquillar.

Además también os aconsejo que uséis un disco de algodón diferentes para cada ojo o pestañas, es decir uno para las pestañas del ojo derecho y otro para las pestañas del ojo izquierdo, de esta manera evitaremos pasar la suciedad de un ojo a otro y el proceso será mucho más higiénico y fácil.

  • Movimientos suaves 

En cuanto al momento de desmaquillar es fundamental que lo hagamos de la forma más sutil y cuidadosa que podamos, el paso principal y más importante es empapar bien el disco de algodón en el desmaquillante que hayamos elegido previamente y posarlo sobre los ojos, dejarlo actuar por unos segundo y acto seguido ir retirándolo con movimientos suaves.

Importante es que no ejerzamos presión en las pestañas, ya que eso no hará que desmaquillemos más y si puede causarnos algún tipo de daño en ellas.

Además también es fundamental que siempre que vayamos desmaquillando en el sentido de los vellos de las pestañas, es decir si estamos desmaquillando el párpado superior debemos moverlo de arriba hacia abajo (con los ojos cerrados), al contrario con los vellos de abajo y así con el otro ojo también. Si desmaquillamos a contra pelo podríamos arrancar algunos vellos.

  • No olvidaros de las pestañas inferiores

Las maquilléis o no, porque a veces es cierto que solo maquillamos las pestañas superiores y las de abajo ni siquiera las tocamos, pero aún así es muy necesario que también las desmaquillemos, ya que al estar en constante contacto con las de arriba la suciedad, el maquillaje y las impurezas se van pasando de una a otra y por lo tanto también necesitan una limpieza diaria, para hacerlo de forma correcta debemos seguir los mismos pasos que hemos visto en el apartado anterior, el disco de algodón siempre a favor del vello y nunca en contra.

Normalmente solemos olvidarlas, por la simple razón de que se ven menos y de que no son tan comunes a la hora de maquillar, pero ya sabéis que es imprescindible que lo hagamos por lo tanto ¡no olvidarlas nunca!

  • Uso de productos para fortalecerlas

Una vez que hayamos acabado de desmaquillar las pestañas y ya las tengamos impolutas y listas para irnos a la cama o para quedarnos relajados en casa o donde estemos, os recomiendo que uséis siempre justo antes de acabar un producto que las fortalezca, que le den fuerza y vida. En el mercado existen cientos de cosméticos repletos de vitamina C que le ofrecerá a las pestañas todo lo que necesitan para que se vean radiantes y sanas.

Si sois más de la cosmética casera y de remedios en casa, os recomiendo mucho el uso de aceite de oliva, con unas gotas es suficiente para que este producto maravilloso nos deje unas pestañas de ensueño, eso si después de dejarlo actuar un poquito y después de un masajito suave con el aceite en las pestañas es necesario que aclaremos muy bien con agua.

Estos son los simples cuatro pasos (que en realidad son menos, ya que algunos de ellos son de preparación) para desmaquillar de forma correcta nuestras pestañas, como veis son todos muy sencillos, por lo que no nos costará grandes esfuerzos para mantenerlas lo más preciosas posible.

Aun así esto no es todo y aunque en este artículo vamos a aprender a desmaquillar las pestañas no está de más que hablemos un poco sobre cual es la mejor forma de maquillarlas para que luego el proceso de desmaquillar sea más sencillo y satisfactorio.

Desmaquillar las pestañas

Maquillar las pestañas de forma saludable y correcta

Hemos hablado de los pasos necesarios para desmaquillar las pestañas, como habéis visto todo ello es posible si el desmaquillante que hayamos elegido es bueno y lo suficientemente fuerte (aunque respetuoso) para retirar el maquillaje sin hacernos daño, pero ¿qué pasa si hemos maquillado las pestañas con cosméticos de mala calidad y de forma exagerada?

Normalmente tendemos a caer en el error de pasar y pasar cientos de veces la máscara de pestañas, pensamos que cuanto más la pasemos más grande y bonitas se verán, pero la realidad es que la mayoría de las veces lo que conseguiremos son unas pestañas gruesas y llenas de grumos de pintura, sobre todo si el rimel es de mala calidad.

Por lo tanto en este apartado me gustaría hablaros un poco sobre los pasos correctos para maquillar las pestañas, de esta manera nos facilitará el proceso de desmaquillar y además conseguiremos unas pestañas mucho más sanas, naturales y realmente bonitas.

  • Elige una máscara de pestañas de buena calidad 

Con buena calidad no me refiero a la más cara del mercado, ni mucho menos, es más podemos hacerla en casa de forma sencilla y es quizás la más saludable y maravillosa que encontraréis. De buena calidad me refiero a que sea saludable, con buenos ingredientes. Es importante que no solo nos fijemos en lo bonito o intenso que es el color del rimel e ir más allá, fijarnos en su INCI y en que verdaderamente ese producto es bueno para nuestras pestañas.

Si sois amantes de la cosmética casera os dejo por aquí un artículo donde encontraréis recetas de desmaquillantes de ojos que podemos hacer en casa de forma muy rápida y fácil: ¿Cómo hacer un desmaquillante de ojos casero?

  • Menos es más, siempre

Lo que os he dicho un poco más arriba, no es necesario que paséis mil veces la máscara de pestañas, no por ello vamos a conseguir alargarlas más o ponerlas más negras y bonitas, todo lo contrario, con ello solo conseguiremos que se vean mucho más gruesas, nada naturales y tan llenas de pintura que al levantar el ojo mancharemos el párpado superior, por lo tanto pensad que con pasar el cepillo una sola vez o dos como mucho es más que suficiente para un resultado radiante.

  • No llegar a los grumos

Esto es más bien una consecuencia de los dos puntos anteriores, es decir, si elegimos un rimel de mala calidad, el primero que nos han recomendado, el que hemos visto que es más barato o simplemente el más caro (que no siempre va ligada la relación calidad-precio), estaremos cayendo en el error de ofrecer una pintura mala a las pestañas, nada fluida y llena de grumos. Por otro lado, si el maquillaje es de buena calidad pero pasamos y pasamos sin cesar el cepillo mil veces también conseguiremos una pestañas llenas de grumo, por lo que el truco está en pocas pasadas y un buen producto.

Como veis los pasos para maquillarlas son más sencillos aun, así que tened siempre en cuenta estas sencillas pautas y os aseguro que veréis vuestros pestañas más bonitas y una mirada mucho más radiante.

¿Qué pasa si el maquillaje es waterproof?

No siempre usamos el mismo maquillaje, por lo tanto puede que alguna vez os apetezca usar una máscara de pestañas waterproof o también puede ser que sea la que usáis habitualmente, de todas maneras sabréis que este maquillaje es mucho más resistente al agua y al paso de las horas, por lo que no es genial para no tener que estar retocando las pestañas cada dos por tres y para evitar ojos de panda si por casualidad nos cae un poco de agua en los ojos.

Hasta aquí todo genial, pero también debemos saber que es igual de resistente a la hora de desmaquillar y por lo tanto también nos costará mucho más eliminarla, no servirá cualquier desmaquillante sino que necesitaremos uno mucho más potente y con más fuerza en la eliminación de la pintura.

No por ser más fuerte debe ser más agresivo, de igual manera debemos buscar siempre el más respetuoso con la piel. Si queréis saber como desmaquillar de forma correcta y saludable el maquillaje waterproof os animo a que visitéis este artículo: ¿Cómo quitar el maquillaje waterpoof?

Eliminar el maquillaje waterpoof

Aquí le ponemos el broche final al proceso de desmaquillar nuestras pestañas de forma correcta, espero que hayáis comprendido la importancia que tienen mantener las pestañas sanas y fuertes y espero que hayáis entendido bien los pasos que como habréis visto ¡son muy sencillos!, ahora solo queda que elijáis ese desmaquillante ideal para vosotros y os dispongáis a practicar, estoy segura que le cogeréis el truco al instante así que ¡manos a la obra!