Hoy en día estamos constantemente saturados por la llegada diaria de nuevos cosméticos de maquillaje, todos queremos usarlos y de una forma u otra siempre acabamos comprando maquillaje casi por impulso.

El maquillaje se ha convertido en algo casi fundamental en nuestro día a día, ¿Quién puede decir que nunca ha usado maquillaje? o que ¿sale a la calle sin poner nada en su piel? estoy segura que muy pocas personas, la gran minoría.

Usamos el maquillaje como un método de sentirnos mejor, vernos más atractivos y guapos, no hay ningún problema con ellos, sin embargo si que solemos olvidarnos de un aspecto, quizás el más importante de todos, antes de irnos a la cama debemos desmaquillar el rostro al completo ¿todos lo hacemos?

En este artículo vamos a hablar sobre los pasos correctos que debemos seguir para desmaquillar la piel como debemos, de esta manera también hablaremos de la importancia que tiene que lo hagamos y de que a veces aunque parezca fácil podemos cometer errores insignificantes pero que con el tiempo forman un gran problema.

Antes de empezar a hablar de todo ello me gustaría dejaros por aquí un artículo donde podréis encontrar los mejores desmaquillantes del mercado: Mejores desmaquillantes. 

¿Cómo desmaquillar la piel correctamente?

Fijarnos en el maquillaje es importante

Maquillarnos es algo que a todos nos gusta, despende del momento (si tenemos mucha prisa no es tan agradable pasarnos un rato maquillándonos, pero casi nunca se da este caso), comprar cientos de productos de maquillaje y experimentar en nuestro rostro, ¡hasta estoy segura que habéis visto más de una vez videos en YouTube o cualquier otra red social para aprender a hacer cualquier tendencia nueva!

El hecho de estar maquillados nos da la seguridad y la confianza de salir e ir a todas partes y sentirnos mucho mejor con nosotros mismos, más guapos, más atractivos y con más encanto. Esto no tiene porque ser algo malo, casi nunca lo es, a no ser que nos estemos escondiendo detrás de todo el maquillaje por algún complejo, si este es vuestro caso ¡sois preciosos sin maquillar y maquillados también! aprended a disfrutar de vosotros mismos en todas vuestras fases.

No obstante, normalmente nos maquillamos porque queremos, para sentirnos mejor con nosotros y eso es algo bueno, sin embargo a menudo se nos suele olvidar lo más importante de todo este proceso, el eliminar el maquillaje del rostro una vez que se ha acabado el día.

¿Cuántas veces habéis dicho “pf que pereza, mejor me desmaquillo mañana cuando me despierte”? estoy segura que muchas veces habéis caído en esta tentación, pero no os preocupéis no pasa nada si sabemos como remediarlo y aquí vamos a aprender a hacerlo.

El desmaquillar es un acto que debe formar parte de nosotros, de nuestro día a día y tenemos que empezar a verlo como algo fundamental, por lo tanto os aseguro que en cuanto descubráis lo sencillo que es y lo importante, vais a hacerlo con los ojos cerrados cada día.

Os dejo por aquí un artículo donde encontraréis todos los desmaquillantes que podéis comprar, cada uno de ellos con sus respectivas características: Tipos de desmaquillantes.

Desmaquillar el rostro todos los días

En cuanto a este título quiero hacer un paréntesis, la realidad es que quiero referirme a que debemos desmaquillar nuestro rostro todos aquellos días que lo hayamos maquillado previamente, es decir, si un día no nos hemos maquillado porque no hemos salido de casa o porque hemos salido pero simplemente no nos apetecía, no tenemos porque usar el desmaquillante después, podemos saltarnos este paso y pasar directamente al limpiador.

Para aquellos que no estéis muy seguros sobre si desmaquillar y limpiar el rostro son lo mismo o no lo son, os aconsejo que le echéis un vistazo a este artículo y salgáis de esta gran incógnita: ¿Limpiar y desmaquillar es lo mismo?

Ahora bien, a lo que íbamos, cuando nos maquillamos estamos obstruyendo los poros de nuestro rostro aunque quizás a simple vista no podamos verlo, no pasa nada si luego volvemos a liberarlos, pero si no lo hacemos (si no desmaquillamos) y nos vamos a la cama y al día siguiente vuelta a empezar, los problemas van a hacer acto de presencia de forma segura, ya que la dermis no podrá regenerarse y por lo tanto no podrá seguir su cauce normal, es aquí donde tendrán lugar las espinillas, el acné, los poros dilatados, etc.

No pasa nada si alguna vez sentís que no tenéis ganas, esto nos ha pasado (y nos pasa) a todos, pero debemos ser conscientes y obligarnos a hacerlo, porque la consecuencia será peor que pasar cinco minutos en el baño antes de irnos a la cama, por lo tanto os voy a dar un consejo para que se haga más ameno.

Consejo para que el momento de desmaquillar sea más ameno

  • Os recomiendo que empecéis a ver la etapa de desmaquillar como una salvación a vuestra piel, el maquillaje la está oprimiendo y necesita que la liberemos de toda esa pintura para que pueda transpirar y funcionar con total fluidez. Para que este momento sea más grato, podéis pensar que es un tiempo que os estáis dedicando a vosotros mismos, a vuestro cuidado, a vuestra piel y a auto-masajearos, os aseguro que así este momento se convertirá en un verdadero placer y estaréis deseando que llegue la hora de hacerlo.

¿Qué ocurre si lo dejamos pasar y no nos desmaquillamos algún día?

Ahora vamos a ver que pasaría si algún día nos da tanta pereza que lo dejamos pasar por alto y no nos desmaquillamos. Como sabéis la única forma que tiene la piel como órgano de regenerarse y transpirar es mediante los poros, esos que a veces podéis ver si os miráis la cara en un espejo de aumento.

Al maquillarnos estaremos obstruyéndolos por completo y por lo tanto la dermis que se regenera normalmente durante la noche (cuando estamos descansando), le será imposible llevarlo a cabo viniendo con ello todas las imperfecciones contra las que intentamos luchar y combatir cada día, los granos, los puntos negros, la piel apagada y castigada, etc.

Si algún día aislado, es decir, eventual no nos desmaquillamos porque verdaderamente no tenemos la ocasión, porque no estamos en casa o porque se nos ha pasado no pasa nada, pero rápidamente debemos limpiar exhaustivamente nuestra piel al día siguiente y evitar siempre caer en esta tentación.

Para ello vamos a hablar sobre cuales son los pasos correctos para desmaquillar la piel y que aspectos tendremos que tener en cuenta para hacerlo bien, así que ¡tranquilos que ahora os vais a convertir en unos profesionales del desmaquillante!

Pasos para desmaquillar la piel

Pasos para desmaquillar el rostro de forma correcta

Ahora que ya sabemos que el desmaquillar es algo que debemos hacer si o si, que se tiene que convertir en una función fundamental para que nuestra piel disfrute de una salud optima y que de esta forma siempre tengamos un cutis radiante y precioso, es el momento de pasar a hablar sobre los pasos que debemos tener en cuenta para hacerlo de la forma más correcta posible.

Lo primero que os voy a decir es que los pasos son muy sencillos, seguro que la mayoría iréis conociendo de sobra muchos de ellos y pensaréis “pero si esto lo hago siempre”, aun así quizás hay algunos que nos estemos saltando y siempre es bueno asegurarnos que no es así, por otro lado siempre tendréis aquí una lista por si alguna vez dudáis de algo.

También os adelanto que los pasos serán de lo más respetuoso posible, evitando en todo momento el causar daños en la dermis, por lo tanto no debéis preocuparos por ello.

  • Paso número uno 

Lo primero que tenemos que hacer es recoger nuestro pelo (si lo tenemos largo) en una cola o ponernos un felpa para mantenerlo fuera de la cara, de esta manera podremos trabajar mucho mejor sin el incordio del cabello en el rostro.

  • Paso número dos 

Una vez que ya nos disponemos a desmaquillar, lo primero que vamos a hacer es usar abundante agua y un jabón neutro para ablandar el maquillaje, de esta manera el desmaquillante resultará mucho más efectivo y no le costará tanto retirar toda la pintura.

  • Paso número tres

Cuando ya notemos que el maquillaje se ha empezado a derretir un poco con el agua y el jabón, es el momento de nuestro querido desmaquillante, si soléis usar uno especial para la zona de los ojos debéis empezar con él y desmaquillar en primer lugar esa zona, no obstante si usáis para todo el rostro el mismo desmaquillante también os aconsejo que empecéis por el contorno de los ojos.

Para ello vamos a empapar los discos de algodón y los posamos sobre los ojos, dejándolo actuar por unos segundos para que penetre y vaya retirando la pintura de ellos, pasado este tiempo lo retiramos haciendo movimientos circulares.

  • Paso número cuatro

En este paso ya tendremos los ojos desmaquillados y entonces será el turno de la cara en general, para ello vamos a repetir el proceso empapamos los discos de algodón y nos ponemos a desmaquillar el cutis al completo con movimientos circulares y suaves, nada de presionar ni ser agresivos con la piel. Es importante que vayamos tirando y usando discos de algodón nuevos cada vez que estos se ensucien lo suficiente, por lo tanto debemos usar tantos como necesitemos.

  • Paso número cinco

En este momento ya tendremos el rostro desmaquillados, al menos a simple vista y por lo tanto será el momento de volver a aclarar el cutis con agua templada y jabón neutro abundante, llegando a todas las zonas que podamos, sobre todo aquellas que suelen estar más escondidas, de esta manera terminaremos de retirar los restos que hayan ido quedando en la dermis y también eliminaremos de la piel el desmaquillante que hayamos usado (por si acaso es un aceite, un bálsamo o cualquier otro que necesite aclarado)

  • Paso número seis 

Una vez que ya tenemos la piel correctamente desmaquillada y sin ningún resto de pintura que esté obstruyendo poros, es momento de secarla pero para ello también debemos ser cautelosos. Vamos a usar una toalla suave y limpia, acto seguido la iremos posando sobre la piel como si estuviésemos dando especie de toques en ella, nada de frotar ni tratar la dermis de forma bruta, ya que de nuevo podemos sufrir daños en ella como irritaciones u otros problemas.

  •  Paso número siete

Cuando ya tengamos el rostro completamente impoluto y seco es el momento de seguir con la rutina, pero me gustaría destacar principalmente al tónico ya que será el encargado de equilibrar y tonificar la piel de nuevo para dejarla completamente preparada. Además también será el encargado de mantener los poros cerrados evitando así que se obstruyan con cualquier impureza.

Estos son los siete pasos fundamentales que debemos seguir al pie de la letra, si desmaquillamos así nuestro rostro cada día nunca tendremos problemas con la piel y siempre podremos disfrutar de un rostro radiante y sano.

Si os interesa la cosmética casera, este artículo repleto de recetas e información natural y sostenible os encantará: ¿Cómo hacer un desmaquillante casero?

Errores que debemos evitar al desmaquillar la piel

Sabemos cuales son los pasos correctos para desmaquillar el rostro, pero sin embargo no hemos hablado de los errores más comunes que solemos cometer cuando lo hacemos y por lo tanto quizás seguimos teniendo dudas con respecto a ellos, ¿estaremos haciendo algo mal?

Voy a enumeraros los errores que solemos cometer con más frecuencia a la hora de desmaquillar la dermis y una vez que lo sepamos ya nunca más no volvemos a cometer ¡nuestra piel nos lo agradecerá enormemente!

  • Elegir un desmaquillante que no sea adecuado para nosotros

Lo primero que debemos hacer siempre que compramos un nuevo desmaquillante es fijarnos muy bien en que este sea adecuado para tratar nuestra piel, que se adecue a nuestro tipo de dermis y que sea completamente respetuoso con ella. Normalmente solemos elegir el primero que vemos y esto es uno de los errores más graves.

  • Tratar con brusquedad la piel 

¿Cuántas veces nos hemos desmaquillado arrastrando y apretando el rostro como si no hubiese un mañana? pensando que quizás así eliminaríamos el maquillaje con más rapidez y eficiencia, cuando nada de esto tiene que ver con la fuerza que ejerzamos. En cambio si que podremos notar mejorías si tratamos a la dermis con cariño y delicadeza, sin hacerle daño ni alterando su tranquilidad.

  • No desmaquillar la zona del cuello

Estoy segura que casi nunca desmaquilláis el cuello, siendo esta una de las zonas más cercanas al rostro y por lo tanto cuando nos estamos maquillando todo el maquillaje va cayendo (aunque no lo veamos) en él, quedando atrapado ahí. Siempre que desmaquillemos la piel debemos hacerlo con la zona del cuello y esto es fundamental que no se nos olvide, ya que esta zona también sufre los problemas del maquillaje.

  • Usar agua hirviendo para lavar nuestra piel 

En los pasos de aclarar el rostro con agua y jabón, sobre todo en invierno solemos poner el agua hirviendo para no pasar frío, sin embargo no sabemos que el agua muy caliente elimina la grasa y los aceites naturales de nuestra piel, dejándola expuesta y normalmente irritándola. Por lo tanto siempre que lavéis vuestra cara tendréis que hacerlo con agua tibia, de esta manera ni pasaremos frío ni le haremos daño a la dermis.

Estos son los errores más comunes que  solemos cometer, como veis seguro que alguno de ellos los habéis cometido alguna vez, pero lo importante es no volverlo a hacer ahora que ya lo sabemos todo, así que ¡ahora si que lo haremos todo bien!

Errores que solemos cometer al desmaquillar

Hasta aquí hemos llegado con toda la información sobre los pasos correctos para desmaquillar, espero que os haya servido de ayuda y que a partir de ahora podáis desmaquillar vuestro rostro con todo el conocimiento necesario ¡a cuidar de nuestra piel como se merece!