Cuando creíais que ya lo dominabais todo, que vuestras rutinas de limpieza facial estaban completas y que ya no podíais conseguir un rostro más bonito y radiante ¡tachan! aparece la doble limpieza facial y os lo desmonta todo.

Como no podía ser de otra manera la doble limpieza facial tuvo lugar en los países asiáticos, primero lo tuvo en Japón y acto seguido en Corea, ya luego se fue extendiendo por todo el mundo y así es como ha llegado hasta nosotros.

Muchas personas la llevan a cabo cada día debido a los buenos resultados que ofrece, pero sin embargo hay otras muchas personas que todavía no se han atrevido a probarla, así que si sois vosotros de los segundos ¡es el momento de conocerla 🤩!

Antes de comenzar (que seguro que estáis deseando 😏) me gustaría dejaros por aquí un artículo para que podáis conocer los mejores limpiadores del mercado y así tener a mano a los más tops para cuando os introduzcáis en el mundo de la doble limpieza:

Doble limpieza facial

Origen asiático

Toda nueva tendencia en el mundo de la cosmética o el cuidado de la piel en general tiene detrás un origen asiático, son precursores en todo este campo, siempre van un poco por delante y no hay nada que se les resista, poco más tarde llega a nosotros y casi siempre adoptamos esas tendencias con todo el amor y el ímpetu del mundo.

Seguro que más de una vez os habéis fijado en la piel de las personas asiáticas, siempre tan lisas, suaves y llenas de luz y os habréis preguntado ¿qué harán para tener una piel tan radiante 🌞?

Y la realidad es que la única razón por la que consiguen tener una piel tan preciosa, limpia y sana es por sus costumbres y principios inculcados del cuidado de la piel, de una buena limpieza y por supuesto de un desmaquillaje completo, por lo tanto no penséis que las personas nacen con la dermis así, todo se debe a la constancia y a unos principio básicos del cuidado de la piel.

Pero además de todo eso, es que no se conformaron con una limpieza normal, sino que investigaron y llevaron a la conclusión de que una doble limpieza facial era mucho mejor para la piel y que gracias a ello conseguían un rostro mucho más bonito, sano y brillante 💡.

Para todo ello lo primero siempre es escuchar a nuestra piel y conocer cuales son sus necesidades, donde debemos esforzarnos más y donde menos. En el artículo que os voy a dejar a continuación encontraréis todo lo imprescindible para conocer a vuestra piel:

¿En qué consiste exactamente la doble limpieza facial?

Que la doble limpieza facial fue toda una revolución cuando llegó hasta nosotros, ya lo sabemos pero quizás no todo el mundo sepa en que consiste realmente y que es lo que tiene de especial frente a otras limpiezas normales.

Lo primero que debemos saber es que la doble limpieza facial se realiza mediante el uso de dos productos limpiadores, a diferencia de la limpieza normal que tan solo necesita uno. Pero ¡cuidado ⚠️! no podemos usar los primero producto que veamos o aquellos que más nos gusten, hay que seguir unos pasos fundamentales como los siguientes:

  1. Primer cosmético 🪔: El primer producto que necesitamos para realizar la doble limpieza debe tener una base oleosa, es decir, debe ser un cosmético más pesado y consistente para que pueda retirar todo el maquillaje e impurezas que haya en nuestra piel de forma satisfactoria. Si tenéis una piel predispuesta a la creación de sebo excesivo lo ideal es que elijáis un producto oleoso no-comedogénico. Un ejemplo de producto oleoso son los aceites desmaquillantes o las leches limpiadoras.
  2. Segundo cosmético 💧: El segundo producto que necesitamos es uno que cuente con una base acuosa, de esta manera nos estaremos asegurando de la correcta retirada de posibles restos que hayan quedado en la piel y además de la retirada completa del limpiador anterior (que como sabéis es mucho más untuoso al ser de base oleosa). Un ejemplo de cosméticos acuosos son el agua micelar o el gel desmaquillante.

Como podéis ver es muy sencillo conseguir un doble limpieza facial, tan solo debemos tener claro que en vez de un solo cosmético necesitamos dos y lo más importante de todo es que cada uno de ellos debe tener distinta base, el primero oleosa y el segundo acuosa. Solo siguiendo esta regla podremos conseguir una buena rutina de doble limpieza.

Pautas a seguir para realizar la doble limpieza facial

Ahora que ya sabemos como es todo y además tenemos nuestros productos preparados, ¡es el momento de pasar a la acción 💪🏽!

Veréis que los pasos son muy sencillos y que conseguiremos hacerlo bien muy rápidamente, tan solo tenéis que seguir bien las pautas y no saltaros ningún paso. Es muy importante que el uso de los productos lo hagamos en orden y no confundamos las bases.

También es importante que nos fijemos muy bien que los dos cosméticos que tenemos en casa son de base diferente, ya que si los dos son de la misma podemos empeorar la piel.

Ahora sí, si estáis listo ¡empezamos con los pasos!

COSMÉTICO OLEOSO

Ya sabéis que el primero producto que tenemos que usar es el de base oleosa, no importa el tipo, es decir, no importa si lo habéis comprado en alguna tienda o lo habéis hecho en casa, incluso puede servir algún aceite natural.

Gracias su base oleosa irá arrastrando todas las impurezas que se encuentren en la piel, es fundamental que el producto sea adecuado y no nos haga daño en la piel.

  1. Cogemos un disco de algodón o las yemas de nuestros dedos, esto dependerá del gusto y la comodidad de cada persona, la empapamos en el limpiador oleoso y nos disponemos a limpiar la piel 🧽.
  2. Para una limpieza efectiva y saludable lo ideal es ir haciendo movimientos suaves y circulares, de esta manera no dañaremos la dermis y los resultados serán mejores 💆🏽‍♀️.

Recordad que si vuestra piel es grasa existen muchos productos oleosos no-comedogénicos, por lo que no supondrá en ningún caso un problema para el exceso de sebo.

COSMÉTICO ACUOSO

Aunque penséis que el cosmético anterior os ha dejado el rostro de lo más limpio y que ya no tenéis ningún tipo de impureza en la piel, es importante que no caigáis en el error de saltaros el último paso, ya que siempre quedan algún tipo de restos que no vemos.

Además de terminar de retirar los restos que queden también nos permitirá retirar el cosmético anterior, es decir, toda la sensación untuosa que os haya dejado el producto oleoso que hemos usado en el primer paso, por lo tanto ¡no debéis preocuparos por ello!

  1. Volvemos a coger un disco de algodón, ahora si debemos hacerlo con algodón exclusivamente ya que al tener una textura mucho más líquida no podríamos aplicarlo con los dedos. Empapamos bien el algodón y lo posamos sobre la piel.
  2. Una vez que nos dispongamos a desmaquillar seguimos el mismo paso que con el producto anterior, movimientos suaves y circulares, facilitando una buena circulación y un trato delicado.

Es importante que sepáis que aunque un producto no haga espuma, no significa que limpie menos, ya que el hecho de hacer espuma nada tiene que ver con eso, por lo tanto no tenéis que ir buscando obligatoriamente un cosmético de esas características.

Por último si queréis podéis aclarar la piel con abundante agua, esto es tan solo si el cosmético anterior es un gel o cualquier otro que necesite aclarado.

TÓNICO: ¿TERCER PASO DE LA DOBLE LIMPIEZA?

Seguro que habéis oído hablar de un posible tercer paso en la doble limpieza facial, pero ¿entonces porque no se llama triple limpieza 😕?

La realidad es que sí, hay un probable tercer paso que se ha descubierto más tarde, un producto que siempre usamos pero que quizás debería ir introducido como obligatorio en la limpieza, ya que los resultados que ofrece son completamente diferentes y por lo tanto mucho mejores.

El tónico es un cosmético que aportará a nuestra piel grandes propiedades y funciones como son por ejemplo, el culminar la limpieza, cerrar los poros y equilibrar el pH natural de la piel.

Os aconsejo que lo añadáis a vuestra rutina y seguro que no os arrepentiréis, además no necesita que aclaremos el rostro, por lo que es más sencillo y rápido aún de usar.

Pasos para realizar la doble limpieza facial

Beneficios de la doble limpieza facial

Esta claro que la doble limpieza tiene beneficios y muchos, y que por lo tanto es la técnica de limpieza más recomendada por lo expertos y por las personas que la realizan.

Lo primero que debéis saber que para conseguir beneficios de esta o cualquier otra técnica de cuidado facial debemos ser constantes, es decir, no hacer durante una semana los pasos exactos y realizar la rutina al dedillo pero cuando pasan los primeros días empiezan los olvidos, la pereza y es cuando dejamos de ser constantes 😪.

Si caemos en el supuesto anterior nunca llegaremos a ver resultados en nuestra piel, ni siquiera obtendremos beneficios alguno al realizar esta rutina más completa, por lo tanto la constancia es algo que debemos adoptar para siempre.

Así que dicho esto vamos a hablar de los principales beneficios, digo de los principales porque hay muchos más pero no podemos relatarlos todos, así que ¡vamos con los más importantes 💪🏽!

  • El primer beneficio es sin lugar a dudas el conseguir una piel radiante y llena de luz, gracias a una limpieza mucho más especializada, profunda y profesional. Diremos adiós a ese aspecto apagado y falto de luz, además de a esas imperfecciones que tanto temíamos. Obtendremos una piel sana y resplandeciente.
  • Debido a las imperfecciones tenemos otro beneficio, gracias a un trato más personalizado y específico, además de profesional y profundo, las pieles más grasas o con predisposición a las imperfecciones como espinillas, acné, brillos, etc, estos producto ayudarán a controlar todo eso y por lo tanto gracias a la limpieza también obtendremos una dermis libre de todo ello.
  • Por último pero no menos importante, otro beneficios es que debido al buen trato y a cubrir las necesidades de nuestra piel, dejaremos el rostro siempre preparado y listo para absorber cualquier tratamiento posterior y obtener de esta manera unos resultados mucho mejores y más notables.

Como podéis ver los beneficios que os hemos nombrado aquí son maravillosos, pero como os he dicho al principio no son los únicos, sino que hay muchos más que iréis descubriendo si os animáis a realizar una doble limpieza 🤗.

¿Puede llevarla a cabo todo el mundo?

Responder a esta pregunta es fundamental, ya que muchas veces cuando descubrimos una nueva técnica y vemos que es completamente maravillosa nos entra la duda de ¿será buena para mi?

Tipos de pieles hay varios, cada uno de ellos con sus necesidades y características pero con una misma necesidad, la limpieza profunda y exhaustiva de la dermis.

Los expertos señalan que la doble limpieza facial es completamente apta (e incluso necesaria) para todo tipo de pieles, ya que en todas ellas conseguirá grandes cambios y por con siguiente no producirá ningún tipo de daño en ninguna de ellas.

Las personas con la piel seca o sensible no deben tener miedo de sufrir daños, ya que los cosméticos (dentro de la regla principal, uno oleoso y otro acuoso) los vamos a elegir nosotros, por lo que siempre elegiremos aquellos que sean más suaves y menos agresivos, es definitiva los que sea más adecuados para nuestra piel.

Lo mismo pasa con las pieles más grasas, tampoco deben pensar que empeorará su piel debido al producto oleoso puesto que lo ideal es siempre buscar aquel que sea no-comedogénico y así nos aseguramos de no causar ningún tipo de empeoramiento en la producción de sebo.

Por otro lado con respecto al género de la persona no hay ninguna diferencia, tanto los hombres como las mujeres necesitan cuidar su piel y la doble limpieza será maravillosa para ambos 👫.

¿Puede usarla todo el mundo?

Espero que a partir de ahora cuando escuchéis nombrar a la doble limpieza facial sepáis de que os están hablando y además tengáis vuestra propia experiencia para poder hablarles a los demás sobre lo maravillosa que es y los cambios que produjo en vuestra piel.

Recordad que la piel necesita cuidados y que uno de ellos, el más importante es mantener la dermis limpia y libre de cualquier sustancia que la esté dañando, así que ¡no os lo penséis más! 🤗