Cuidar de la piel y conseguir tenerla con un estado radiante no es simplemente usar cientos de cosméticos, no es elegir el producto más caro de la tienda o no es seguir los mismos pasos que él/la influencer que vemos, sino que es algo mucho más sencillo que estamos dejando pasar por alto ¡y las esponjas desmaquillantes nos ayudarán a conseguirlo!

El cuidado de la piel reside en el momento de después, cuando llegamos a casa y debemos (aunque no siempre lo hacemos) desmaquillar, limpiar y preparar nuestra piel para que se vuelva a ver completamente impoluta, solo de esta manera podremos conseguir que todos los cientos de cosméticos que usamos luego puedan penetrar y hacer bien su trabajo, dando los resultados esperados.

Para ello debemos tener una buena rutina de cuidado facial donde el primer paso siempre (que vayamos maquillados) será el desmaquillar el rostro y ya luego viene todo lo demás. Para desmaquillar nuestra piel no todo vale, quizás nos vaya bien un producto que a nuestro amigo o amiga no le vaya del todo bien, por lo tanto no debemos usar un producto por el simple hecho de que nos han dicho que es fenomenal y esperar de él resultados fenomenales, ya que cada piel es completamente diferente y por lo tanto tienen diferentes necesidades.

En este artículo hablaremos sobre las esponjas desmaquillantes como podéis imaginar 🤩, si no sabéis que son o en que nos pueden ayudar ¡es el momento de descubrirlo!

Esponjas desmaquillantes

La esponja desmaquillante

Como podréis imaginar con solo oír su nombre se trata de una esponja que gracias a sus fibras y celdas suaves van a ir atrapando la suciedad y el maquillaje que se encuentra en nuestro rostro, claro está que debemos usar junto a ella un producto desmaquillante de buena calidad y adecuado a nuestra piel para poder ver los resultados deseados.

Cuando nos decidimos por las esponjas desmaquillantes y vamos a adquirir alguna de ellas nos percatamos de que existen muchos tipos diferentes, principalmente encontramos las naturales y las artificiales y dentro de ellos otros tipos más 🧽.

A la hora de ir a elegir la vuestra debéis siempre fijaros en muchos factores, que las celdas sean suaves y que no nos haga daño cuando las usemos, que el formato sea cómodo de manejar, etc. Si me permitís una recomendación (y no solo mía, sino que los expertos también lo recomiendan) la mejor elección siempre será una esponja de celdas naturales.

Muchas personas las comparan con los discos de algodón y sí tienen su parecido pero hay una gran diferencia entre ellos y es que las esponjas como regla general no son de usar y tirar 🚮, sino que algunas pueden durar incluso meses.

Tipos de esponjas

Como os he dicho tipos de esponjas hay muchos, pero la principal llave se abre al hablar sobre esponjas naturales o vegetales y las artificiales, que como sabéis la primera es la más recomendada pero aún así vamos a hablar un poco sobre ellas para que podáis conocer cuales son las principales diferencias y porqué están más recomendadas.

Esponja natural 🌱

El primer motivo por el cual son más aconsejadas es por su suavidad y su trato tan respetuoso con la piel, las celdas son más tersas y finas por lo que el trato siempre será más agradable y delicado.

Las esponjas naturales más usadas son las marinas, ya que suelen tener una calidad muy alta, respetando el equilibrio de la piel y su pH mientras van desmaquillando, aún así también están teniendo mucho auge las famosas esponjas konjac de las que hablaremos un poco más abajo.

Esponja artificial 🧪

Las esponjas artificiales suelen ser mucho más económicas que las anteriores y además no suele venir solo una unidad sino que vienen más de una, por lo que quizás muchas personas decidan usar estas.

A diferencia de las naturales, las esponjas artificiales suelen ser mucho más ásperas en el trato con la piel y más rígidas, con esto no quiere decir que sean mal producto ni mucho menos, sino que el trato no será el mismo.

Como punto positivo hacia las artificiales os diré que suelen durar más tiempo, es decir, no se estropean con tanta facilidad.

Como veis estos dos tipos de esponjas son los principales, aunque luego las encontremos redondas, cuadradas, etc, todo ello ya dependerá de la comodidad de cada personas pero lo realmente importante es conocer si sin naturales o artificiales.

Estas son las que encontramos normalmente en los supermercados como por ejemplo Mercadona (y muchos otros), al ser las más económicas.

Esponja Konjac 🌿

Como os he dicho al principio la esponja Konjac es una de las más usadas en los últimos tiempos, como imaginaréis se trata de una esponja completamente natural, creada a partir de una planta originario de países Asiáticos.

Ya sabéis que en estos países son expertos en crear tendencias y fabricar productos cosméticos que se vuelven una maravilla, por lo tanto podéis imaginar como es esta esponja.

La principal diferencia a su favor y el hecho de que esté en la cumbre de las ventas es la función que realiza, ya que no solo elimina el maquillaje de nuestro rostro sino que además también nos aportará grandes funciones de exfoliación.

Exfoliará nuestra piel mientras la estamos usando, lo hará de forma tan suave que cualquier piel puede usarla sin miedo a posibles daños, pero aunque lo haga de forma suave los resultados se notarán y mucho.

Al pensar en la exfoliación seguro que muchos pensáis que será rígida pero ¡nada de eso!, es ultra suave por lo que se recomienda su uso incluso en las zonas más delicadas como son por ejemplo los ojos o los labios.

Importante ⚠️ siempre que la vayáis a usar es imprescindible que la dejéis unos minutos (al rededor de unos 15 ) metida en agua, de esta manera las celdas se abrirán y adoptará un estado mucho más suave para tratar la piel.

Además también es fundamental que sepáis que esta esponja una vez que se seca se queda rígida y dura, tanto que muchas veces podemos pensar que se ha estropeado, pero ¡tranquilos que está bien! para volver a usarla tan solo tendréis que volver a repetir el proceso de dejarla en remojo por unos minutos y ¡como nueva!

Debido a que se trata de un producto natural, su nivel de vida es algo más corto que las otras artificiales, pero aún así os aseguro que merece la pena por el trato que ofrece a nuestra dermis y los resultados que obtenemos.

Esponja Konjac

¿Cómo usarla correctamente?

Ahora que ya sabemos cuantos tipos hay y como son cada una de ellas, vamos a hablar sobre su uso correcto para que cuando nos decidamos a usarlas ¡lo tengamos todo bajo control!

  • Lo primero: Humedecer la esponja 💧

Sin importar el tipo de esponja lo primero que debemos hacer siempre que abrimos un paquete esponjas nuevo es mojarla durante un ratito para que adopte un estado mucho más dilatado, suave y agradable.

  • Lo segundo: Poner nuestro desmaquillante 🍾

El desmaquillante que solamos usar siempre o uno que hayamos comprado recientemente porque es más adecuado para tratar nuestra piel, recordad que siempre debemos buscar aquello que nos haga bien.

Una vez que la esponja esté lista y blandita es momento de poner en ella el desmaquillante, os aconsejo que no echéis mucha cantidad, ya que gracias a la propia esponja nos cundirá mucho y no será necesario desperdiciar tanto producto.

  • Lo tercero: Desmaquillamos 🧖‍♀️

Ha llegado el momento de posar la esponja sobre nuestro rostro y empezar a hacer movimientos circulares muy suaves por todas las zonas maquilladas, poco a poco veréis como se va eliminando todo el maquillaje, ¡es ideal para favorecer además la circulación de nuestro cutis!

Es muy importante que enjuaguéis la esponja tantas veces como veáis necesario, ya que si la seguimos usando muy sucia, más que limpiar estaremos esparciendo todas las impurezas.

  • Lo cuarto y último: Limpia la esponja 🚿

Esto es especialmente importante, ya que nunca debemos terminar de usar una esponja y dejarla sucia, con ello solo conseguiremos contaminar el rostro la próxima vez que la usemos y además favorecer a que se estropee con más facilidad.

Para ello solo necesitaremos agua y jabón, ¡es muy sencillo! os lo explico a continuación.

¿Cómo mantener la esponja siempre impoluta?

Como ya sabéis mantener la esponja limpia es de lo más importante siempre, ya que si la usamos estando sucia los problemas serán muchos.

Como también sabéis las esponjas no son un producto que usemos y tiremos, sino que nos duran varios meses antes de tener que renovarla por otra nueva, por lo tanto para que el tiempo sea lo más prolongado posible debemos mantenerla siempre a raya.

Para que sepáis como hacer y comprendéis que es muy sencillo pasaremos a enumerar los pasos principales que debemos seguir para que nuestra esponja siempre esté impecable.

  • Lo primero: Ponerla en agua 💧

Siempre que terminemos de usarla lo ideal es que la metamos por unos minutos en un recipiente con agua, durante esos minutos irá soltando toda la suciedad pero todavía no será suficiente, por lo tanto pasado este tiempo la sacamos le ponemos un poco de jabón y frotamos suavemente, enjuagando constantemente con el agua.

Para no estropearla y facilitar la eliminación de la suciedad y el maquillaje, lo ideal es realizar movimientos con nuestro dedos como si estuviésemos haciendo un masaje en ella.

  • Lo segundo: Eliminar el jabón por completo 🧼

Cuando ya no veamos en ella ningún resto de suciedad, es el momento de aclararla y eliminar de ella todo el jabón que hemos usado.

Es importante que no terminemos de aclarar hasta que no salga ni un poco de jabón, ya que si la dejamos con él también puede llegar a estropearse con el tiempo.

  • Lo tercero: Secarla 🌀

Es imprescindible encontrar un lugar en el que nuestra esponja pueda secarse por si sola de forma natural, podéis usar una toalla pequeña destinada a ello o cualquier otra cosa que esté limpia y sea un lugar seguro para ella, es decir, que no se vuelva a manchar o mojar.

Como veis con estos sencillos tres pasos tenemos la esponja siempre como nueva, lista para que la usemos en cualquier momento y el proceso sea de lo más agradable y seguro posible. Así que recordad siempre ¡lavar muy bien la esponja!

¿Podemos usar otros productos que trabajen de forma similar?

Si al terminar este artículo habéis llegado a la conclusión de que no os gusta demasiado la esponja desmaquillante ¡no os preocupéis!

Cuando buscamos información para cambiar de una esponja a otro cosmético parecido podemos encontrar las toallitas desmaquillantes (aunque está comprobado que sus resultados son mucho peores), un producto que trabaja de forma rápida, cómoda y práctica aunque no de forma profesional ni completa.

Aunque os sentéis tentados por el uso de las toallitas desmaquillantes no os recomiendo que la uséis de forma diaria o frecuente, ya que no ofrecen una función completa y por lo tanto van dejando restos por todo el rostro. Si tenéis más dudas sobre ellas podéis consultar el siguiente artículo:

Productos similares

Como habéis podido ver en este artículo, las esponjas desmaquillantes son un producto muy valorado y querido por muchas personas, sin lugar a dudas si no las conocéis os animo a que lo hagáis ¡quizás encontréis vuestro desmaquillante ideal!

Recordad siempre que las esponjas desmaquillantes son un método de uso de otro desmaquillante, por lo que también tendréis que elegir un producto desmaquillante ideal para tratar vuestra piel, la esponja solo intensificará mucho más los buenos resultados.

Y recordad que cuanto más natural ¡mucho mejor!