gel hidroalcoholicoLos geles desinfectantes se han convertido en nuestro acompañantes inseparables cada vez que salimos de casa; por eso, hoy vamos a darte todos los datos que debes saber sobre estos productos para que los conozcas a fondo.

Vamos a hacer un repaso por las principales claves que te ayudarán a entender cómo funcionan estos geles de manos, cómo usarlos de la forma correcta, y por qué son tan importantes.

¿Qué es un gel desinfectante y qué función tiene?

El gel hidroalcohólico es un líquido de textura densa (que varía de más a menos gelatinosa en función del producto) y transparente, lo que le da un aspecto muy similar al agua, solo que menos líquida y de mayor espesor.

Este producto antiséptico actúa acabando con los gérmenes, la suciedad y los virus que se acumulan en la dermis.

Te interesa: Los mejores geles hidroalcohólicos

Por eso, se utiliza como sustituto de lavarse las manos con agua y jabón. Sin embargo, el efecto no es el mismo, pues el primer método es más eficaz contra el covid-19 y la expansión de virus en general.

A pesar de todo, es la mejor alternativa, por lo que conviene tenerlo a mano para utilizarlo cuando viajes en transporte público, vayas a la calle o te encuentres en cualquier situación en la que no tengas un baño cerca.

Por lo que, siempre que toques algo en el exterior, aplícalo para evitar riesgos. Pero, ¿por qué hay que tener tanto cuidado con las manos?

No se debe a que sean el lugar por dónde te infectas como podría parecer, sino a que con ellas tocas otras zonas que sí son sensibles debido a que poseen mucosas, como son la nariz, la boca e incluso los ojos.

¿Cómo y cuándo debes utilizarlo para que funcione?

como aplicar producto

La mejor manera de aplicarlo es echarlo en la palma y extenderlo por ambas manos, teniendo mucho cuidado de que no dejes ningún hueco sin cubrir.

Por tanto, te recomiendo que sigas el siguiente método:

1. Echa el producto.
2. Frota las palmas de las manos entre sí.
3. Frota la palma de la mano derecha contra el dorso de la izquierda, haciendo que los dedos se enlacen (para que se limpie el hueco entre ambos) y después repite el proceso de manera inversa.
4. Luego frota palma contra palma, con los dedos entrelazados.
5. Ahora frota el dorso de los el dorso de los dedos de una mano contra la palma de la mano opuesta, manteniéndolos unidos.
6. Rodea el pulgar izquierdo con la palma de la otra mano y frótalo con un movimiento de rotación, y viceversa.
7. Frota la punta de los dedos de la mano izquierda contra la palma de la mano derecha, realizando un movimiento de rotación, y después al revés.
8. Espera a que se absorba el producto.

En total, la operación debe durar alrededor de unos 20 segundos, al igual que cuando te lavas las manos con jabón.

Una buena manera de no ir demasiado rápido es cantar alguna canción, para que se te haga más ameno e interiorices el método con mayor facilidad.

Después, solo tienes que tener un poquito de paciencia y dejar que se acabe de absorber.

Si no lo haces y empleas un objeto como una toalla para retirar los restos, podría perder eficacia y correrías peligro de contagio.

Además, es importante que cuando lo eches lo hagas sobre las manos previamente secas, porque así es cómo funcionará mejor.

En relación en los momentos en los que usarlo, ya he mencionado que cada vez que salgas al exterior y hayas entrado en contacto con algún elemento de fuera, como un telefonillo, el picaporte de una puerto o las barras del metro.

Tampoco está de más que lo utilices antes y después de entrar a comprar, puesto que los productos expuestos han podido pasar por muchas manos antes de las tuyas, y que lo apliques sobre las monedas que te den con el cambio (en caso de que no puedas utilizar la tarjeta de crédito).

Además, usa unas gotitas sobre tus gafas y tu teléfono móvil cuando llegues a casa, ya que son dos grandes olvidados y, a su vez, dos contenedores de gérmenes potencialmente peligrosos.

Así que desinfecta sus superficies para evitar disgustos.

¿De verdad son eficaces?

Por mucho que hayas oído hablar de sus bondades, quizá te quede alguna duda al respecto.

Pero no te preocupes, porque de verdad que son una buena manera de frenar los contagios y de reducir el riesgos cuando salgamos a la calle. De otra manera no los recomendaría la propia Organización Mundial de la Salud.

Lo que sí debes tener en mente es que para que funcionen contra los virus su contenido de alcohol (normalmente etílico e isopropílico) debe ser alto, con un porcentaje que vaya entre el 60 y el 90% del total de su composición.

Porque el resto de sus componentes son, básicamente, agua y excipientes como la glicerina, el pantenol y el propilenglicol, además de otros ingredientes que varían en función del producto, como los aceites naturales o el gel de aloe vera.

Es decir, que son un buen método de prevención, así que presta especial atención a la manera correcta de usarlo para no cometer errores.

Y de todas formas recuerda que la precaución es la mejor arma con la que contamos, así que por el bien de todos sigue las pautas dadas por las instituciones médicas.

También te gustará: Aceite multiusos Bio-Oil

¿Es recomendable para todo el mundo? ¿Existen contraindicaciones?

contraindicaciones gel hidroalcoholico

Llegados a este punto, es posible que te estés preguntando si se trata de un producto para todo tipo de pieles y personas, incluyendo a los menores. O si, por el contrario, existe algún tipo de inconveniente asociado a su uso.

De entrada, el gel de manos es como un buen lavado de manos en el sentido de que es adecuado para todos.

Eso sí, las personas con dermatitis, alergias o pieles muy sensibles o dañadas, quizá se resientan o noten cómo escuece, ya que promueve que la dermis se reseque.

En esos casos, lo mejor es apostar por geles que incluyan aloe vera y otras sustancias calmantes en su fórmula, para que las consecuencias negativas sean menores y se mantengan nutridas.

Además, cuando estés en casa recuerda aplicar a tus manos una crema hidratante, para que se recuperen del todo.

Respecto a los niños, los únicos que no pueden utilizarlo son los menores de dos años, por riesgo a que se toquen luego la carita y puedan ingerirlo.

También por este riesgo de ingesta, no hay que dejar nunca el bote al alcance de un bebé.
Afortunadamente, salvo que tome una grande cantidad, las consecuencias nunca van a ser graves.

Aunque de todas formas en ese caso lo que debes hacer es ponerte rápidamente en contacto con el Instituto Nacional de Toxicología y que ellos te indiquen cómo proceder a continuación.

Más allá de esto, te puedo asegurar que no hay ningún tipo de contraindicación, efecto secundario o de inconveniente asociado a su uso, por lo que no te preocupes y no dudes en hacer un buen uso de los geles de manos.

¿Son buenas las alternativas caseras?

utilizar gel hidroalcoholico

En estos tiempos de necesidad, hay gente que se ha animado a realizar sus propios desinfectantes de manos, en parte incitados por el desabastecimiento en supermercados que se produzco en las primeras semanas de pandemia.

La mejor manera de hacerlo es utilizando ingredientes de calidad y mezclando un 70/80% de alcohol isopropílico con agua oxigenada y glicerina.

Además, si añades algún aceite esencial, le darás un aroma a tu elección que lo hará más agradable de aplicar.

Sin embargo, aunque esta alternativa puede parecer tentadora, lo mejor es que siempre apuestes por un producto ya fabricado, para evitar riesgos innecesarios y asegurarte de que de verdad funciona.

Además, es mucho más cómodo y te quitas de problemas.

Con todo lo que hemos visto, seguro que ya entiendes mejor la importancia de los geles de mano y el motivo por el que conviene llevar uno siempre encima, sobre todo cuando tengas que salir al exterior.

Además, no te olvides de lavarte con jabón y agua siempre que puedas y de seguir las indicaciones oficiales para protegernos a todos.

Conocer todos estos datos sobre los geles desinfectantes son imprescindibles para frenar el virus y evitar contagios, así que cuéntaselos a todo el mundo.