El limpiador facial es uno de los cosméticos comodines en nuestro camino hacia una piel radiante y preciosa, mantener la piel limpia es justo lo que necesitamos cada día para poder lucir el rostro de ensueño con el que siempre hemos fantaseado.

Pero todavía es mejor si ese limpiador facial es casero, ya que la cosmética casera tiene tantos beneficios que todo lo que recibamos de ella será extraordinario.

Hoy en día podemos decir que la cosmética casera está de nuevo en auge y es por ello que quizás sean cada vez más las personas que se interesan por hacer sus propios cosméticos en casa y beneficiarse de todo lo que eso supone 🤩.

A pesar de que en el mercado también existen muchos cosméticos naturales que son buenos y que nos aportarán grande propiedades, la realidad es que la cosmética casera es una experiencia preciosa que no debemos dejar pasar.

En este artículo hablaremos sobre como hacer un limpiador facial casero, recetas y mucho más, así que si estáis listos y preparado ¡empecemos!

Limpiador facial casero

Lo casero siempre es especial

Hace cientos de años no existía otra forma de usar cosméticos o de cuidar la piel, quien quería hacerlo debía fabricar sus propios productos en casa, con aquello que tuviese a mano y es increíble como hacían todo tipo de productos con tan solo unos pocos ingredientes.

Es cierto que poco más tarde todo cambió, la llegado del estrés, las prisas y la falta de tiempo nos hicieron olvidarnos de nosotros mismos y de lo realmente importante, era mejor comprarlo, barato, fácil y rápido 🧪.

Ni siquiera importaba si el cosmético era bueno, si sus ingredientes eran adecuados para cuidar de la piel o si era justo lo que necesitábamos, usábamos los productos por impulso y por recomendaciones.

Afortunadamente hoy en día podemos decir que cada vez son más las personas que se decantan por volver a cuidar de la piel de la forma más especial, mediando cosméticos caseros hechos por nosotros o comprados, pero caseros y naturales 🌱.

Es por todo esto que hemos llegado a un punto en el que somos muchos los que nos hemos parado a buscar recetas y pasos para hacer X producto, en este caso vamos a dedicar toda nuestra atención al necesario y maravilloso limpiador facial 🧼.

La importancia de usar un limpiador facial

El limpiador facial es uno de los cosméticos que nunca pueden faltar en nuestro ritual de cuidado del rostro, ya que supone un paso fundamental en la rutina.

Mantener el rostro limpio y libre de cualquier impureza que se adhiera a la piel durante el día es algo imprescindible, así como restos de maquillaje o cualquier otras partículas de suciedad que obstruyen nuestros poros.

La piel que está formada por poros en su totalidad debe estar siempre impoluta y con estos poros cerrados, cuando vemos un rostro con poros muy visibles y grandes, podemos decir que los tiene dilatados, obstruidos y llenos de impurezas que impiden la correcta regeneración de la piel.

La piel se regenera especialmente por la noche cuando nuestra cuerpo está descansando y es por ello que uno de los momentos más recomendados para llevar a cabo una rutina de limpieza facial es en la noche antes de irnos a la cama, de esta manera estaremos consiguiendo que el cutis quede completamente libre de cualquier sustancia que impida un correcto proceso de generar nuevas células.

Otro de los momentos más recomendados es en la mañana en cuanto nos despertados, de esta manera estaremos retirando del rostro todas las células muertas que quedan en la superficie de nuestra piel y el sudor o cualquier otra impureza.

En definitiva, el limpiador facial es imprescindible en nuestro día a día, no importa si es comprado, natural, casero o como queráis, pero siempre que sea adecuado para la dermis que tenemos, de buena calidad y libre de posibles daños.

Ejemplo de rutina

Ejemplo de rutina ideal casera

En el ejemplo que os pondré ahora y del que hablaremos un poco podréis encontrar al maravilloso limpiador, conocer en que lugar debemos usarlo y como es la mejor forma.

Hay algo que debemos tener muy claro y es que debemos confiar plenamente en los cosméticos caseros, por el simple hecho de que lo hayamos creado en casa no quiere decir que sea menos eficaz o que no vaya a dar resultados tan maravillosos como otro producto convencional.

Los cosméticos caseros a base de ingredientes naturales dan mejores resultados que uno a base de sustancias artificiales, por la sencilla razón de que trabajarán y actuarán de forma mucho más afín a nuestra propia naturaleza y por lo tanto el trato será más agradable y los resultados más reales.

Dicho esto es momento de comenzar con los pasos a seguir en una rutina de limpieza casera ¡descubre lo maravillosa que es 🤩!

Elimina el maquillaje

Siempre que llegamos a casa lo primero que debemos hacer es eliminar el maquillaje que hayamos puesto en el rostro, por supuesto un desmaquillante casero es completamente factible y efectivo para eliminarlo todo.

Es importante, ya que el maquillaje obstruye la piel y para poder limpiarla bien en el siguiente paso debe estar completamente desmaquillada y preparada.

Debemos fijarnos muy bien, sobre todo en la zona de los ojos donde solemos poner la máscara de pestañas y siempre terminamos dejándonos restos de ella ¡revisad bien 👀!

Exfolia la piel

Después de eliminar el maquillaje y de forma un poco más esporádica es ideal que exfoliemos la piel para eliminar todas las células muertas que quedan atrapadas de forma más profunda, existen muchos exfoliantes caseros y podéis encontrar cientos de recetas de ellos.

Es muy importante que sepáis que exfoliar la piel no es todos los días, sino que más bien debemos limitarlo a una o dos veces a la semana, ya que aunque será natural y nada agresivo, podemos hacer un poco de daño en la piel, sobre todo si la que estamos tratando es especialmente sensible 🧽.

Limpia el rostro

Ahora sí, ha llegado el momento de usar el maravilloso limpiador que vamos a hacer en casa con las recetas que veremos a continuación 😏.

Una vez que el rostro está completamente desmaquillado es momento para empezar a limpiar cada zona de nuestra dermis, pero si por casualidad algún día no nos hemos maquillado porque no hemos salido de casa o simplemente porque no nos apetecía, no es necesario usar un desmaquillante y por lo tanto el limpiador pasaría a ser el primer paso de la rutina.

Este paso es muy importante, ya que como sabéis retiraremos con él todo aquello que ensucia y obstruye nuestra piel, dejándola impoluta y como nueva. Además se notará al instante el aspecto tan radiante de una dermis limpia y sana 🌞.

¡Seguro que estáis deseando conocer las recetas! a continuación de este apartado las encontraréis 🎉.

Tonifica la dermis

Después de nuestro querido limpiador usar un buen tónico es fundamental, ya que gracias al exfoliante (los días que lo usemos) y al limpiador que han ido abriendo los poros y eliminando toda la suciedad de ellos, podemos decir que la piel ha quedado un poco expuesta a todas las partículas del ambiente.

Si dejamos los poros abiertos se vuelven a obstruir con gran facilidad y es por ello que el tónico es imprescindible para terminar la limpieza, cerrar los poros y equilibrar el pH de la piel 🍾.

Hidrata el cutis

Para culminar e irnos a la cama o a seguir con otros tratamientos, dependiendo del momento en el que estemos realizando la rutina es esencial hacerlo con una buena crema hidratante, que ¡también puede ser completamente casera!

La crema hidratante nos aportará toda la hidratación que nuestra piel necesita y gracias a los ingredientes que elijamos, naturales y respetuosos con la dermis nos permitirá solamente absorber aquella cantidad que necesitemos, aprovechad y ¡daros un buen masaje! 💆🏽‍♀️

Como veis esto es el ejemplo de una rutina de limpieza ideal, todos los cosméticos de los que hemos hablado pueden ser con total tranquilidad y seguridad caseros y os aseguro que los resultados serán extraordinarios.

Ahora sí, nos vamos a quedar con el limpiador facial y vamos a conocer lo que hemos estado esperando todo este tiempo ¡las recetas 📃!

  • Descubre la técnica de la doble limpieza y consigue un rostro de lo más radiante 👉 Doble limpieza facial 👈

Recetas de limpiador facial casero

Después de comprender lo necesario que es contar con un buen limpiador en nuestra vida y usarlo cada día en las rutinas de cuidado facial, además después de conocer que podemos hacerlo casero y que los resultados que nos darán serán incluso mejores que otros que compremos, ¿a que estamos esperando? ¡queremos las recetas ya!

Lo primero que os diré es que en cuanto a las recetas que os voy a dejar por aquí, todas ellas son completamente naturales, es decir, caseras y con ingredientes naturales, todos ellos muy fáciles de encontrar en cualquier tienda o herbolario y por supuesto económicos.

Dicho esto ¡manos a la obra 👩🏽‍🔬!

Receta limpiador facial de camomila 🌼

Con esta receta además de limpiar la piel y dejarla libre de impurezas también conseguiremos ofrecerle grandes cantidades de propiedades calmantes y anti-inflamatorias, por lo que estaremos ganando por dos y consiguiendo así un limpiador ¡maravilloso!

Ingredientes

  • Una taza de agua caliente
  • Una bolsita de infusión de manzanilla
  • Una cucharada de jabón casero (o comprarlo natural)
  • Una cucharadita pequeña de aceite de oliva
  • Diez gotas de aceite esencial de camomila

Todos estos ingredientes son muy sencillos de encontrar, un jabón casero es muy sencillo de hacer, de todas formas también podéis escoger uno natural y comprarlo, los resultados serán los mismos. El aceite esencial de camomila seguro que está en la herboristería más cercana a vuestra casa.

Pasos para la fabricación

  1. Lo primero que haremos será poner a hervir el agua y verter en ella la bolsita de la manzanilla, una vez que tenemos la infusión hecha retiramos la bolsita y nos quedamos con el agua.
  2. En el agua de la infusión vertemos todo lo demás y removemos muy bien, es importante que todo esté bien mezclado.
  3. Para terminar podemos verterlo en un bote de cristal o vidrio de color oscuro para evitar que se estropee.

Como veis los pasos son realmente sencillos, tan solo nos llevará unos minutos y ¡listo! ya tenemos nuestro querido limpiador facial.

Receta camomila

Receta limpiador facial de avena y arcilla 🌾

Los ingredientes que vamos a usar en este limpiador son tan maravillosos que nuestra piel quedará radiante desde el primer día que lo uséis, sin duda es uno de nuestro favoritos.

De nuevo todos los ingredientes que nombraremos aquí los podréis encontrar rápidamente en cualquier tienda cerca de vosotros y además a precios muy económicos.

Ingredientes

  • 26 gramos de avena entera
  • 50 gramos de arcilla blanca o caolín
  • 15 gramos de almendras
  • 10 gramos de flores secas como lavanda, rosa y caléndula
  • 10 gotas de aceite esencial de lavanda

Pasos para la fabricación

  1. El primer paso será moler o batir las almendras, flores y avena y dejarlo todo en forma de polvo, otra opción es comprarlo todo en formato polvo y ahorraros este paso. Una vez que todo está molido lo ponemos en un recipiente.
  2. Acto seguido vertemos en ese recipiente la arcilla blanca o caolín y el aceite esencial de lavanda y removemos todo bien para que se vaya mezclando.
  3. Por último lo pasamos todo a un bote de uso final y nos aseguramos de que es el correcto para que no se nos estropee toda la mezcla.

Como veis de nuevo los pasos son muy sencillos y rápidos de hacer. Es muy importante que tengáis en cuenta que a la hora de usarlo debemos humedecer un poco la cantidad que vayamos a usar para que se cree como una pasta y podemos extenderlo bien por el rostro.

Recetas limpiadores faciales

Disfruta de la rutina

Como último apartado en este artículo que me ha parecido tan guay de compartir con vosotros me gustaría hablaros un poco de que a la hora de realizar la rutina facial y usar nuestro querido limpiador.

Estamos acostumbrados a limpiar nuestra piel de forma obligada y porque tenemos que hacerlo si o si, es por ello que lo hacemos de forma rápida y sin apenas poner mucha atención en los pasos que estamos realizando.

Como consejo os diré que en una de vuestra rutinas diarias os propongáis hacerla un poco diferente, pararos frente al espejo con todos vuestro productos caseros ahí plasmados y disfrutad 🤤.

Mirar y acariciar vuestra piel, porque se lo merece, observarla y comprender que necesita, como se encuentra y como podéis tratarla para que mejore y florezca.

Poner los cosméticos de forma cariñosa, con masajes y con delicadeza, sintiendo en todo momento el paso de vuestros dedos o del algodón por la piel, tomaros el tiempo que necesitéis y olvidaros de las prisas y el estrés.

Cuando terminéis con esta rutina, paraos de nuevo y decidme ¿Qué es mejor? ¡disfrutad de vuestra piel y de cada cuidado que le brindáis!