Podríamos decir que el rostro es el espejo del alma, que nuestro semblante dependerá del estilo de vida que llevemos, de nuestra salud, nuestras rutinas y nuestra atención. Podríamos decir entonces que nuestra piel solo depende de nosotros.

Cuando vamos a la calle o cuando salimos de casa para ir a cualquier lugar, al trabajo, a dar un paseo o simplemente a comprar, es normal que nuestro aspecto nos preocupe y antes de salir por la puerta nos paremos ante el espejo y la gran mayoría de las veces retoquemos un poco nuestro rostro con algún tipo de maquillaje, para vernos mejor y estar más cómodos.

Lo importante después de esto es recordar que el maquillaje no se puede quedar en nuestra piel, que cuando lleguemos a casa debemos limpiar exhaustivamente el rostro y eliminar de él cualquier pequeña partícula que lo esté obstruyendo, en este artículo veremos el porqué y como debemos hacerlo pero antes de nada quedaros con la idea principal, “los desmaquillantes son fundamentales y debemos encontrar el que más nos guste”.

Para empezar con esta conversación sobre los diferentes tipos de maquillaje me gustaría dejaros antes por aquí un artículo donde encontraréis a los mejores del mercado, así os lo pondré un poquito más fácil: Mejores desmaquillantes. 

Tipos de desmaquillantes

La pasión por el maquillaje

He querido titular este apartado como la pasión del maquillaje porque realmente eso es lo que sentimos la gran mayoría de las personas por él o por vernos bien.

Desde hace cientos de años las personas ya se fabricaban sus propios maquillajes a base de ingredientes naturales, sobre todo los pigmentos, los hacían en casa y de forma sostenible pero poco a poco esta costumbre se fue perdiendo con la llegada de empresas y fabricas que hacían y hacen los productos por nosotros, aun así lo que no se ha perdido es la pasión y el deseo por vernos guapos y atractivos, por sentirnos más cómodos y seguros de nosotros mismos.

Seguro que si miráis atrás, si pensáis en años anteriores y os imagináis a vuestras abuelas y madres (porque sí, antes el mundo de la cosmética estaba mucho más ligado a las mujeres, ahora ya son muchos hombres los que se han subido al carro y cada día son más), las veis maquillándose y “poniéndose guapas”, esto sin lugar a dudas lo hemos ido adquiriendo nosotros y ha día de hoy podemos decir que estamos metidos de lleno en el mundo del maquillaje y en la pasión por este.

Maquillar nuestra piel no es algo negativo, ni mucho menos, siempre y cuando elijamos de forma correcta los maquillajes, debemos fijarnos en algo más allá del color y la textura, debemos fijarnos bien en que los ingredientes sean los adecuados para tratar nuestra piel y que no nos haga daño, pero además hay algo más que debemos tener en cuenta para que maquillarnos no sea algo negativo, tenemos que ser conscientes de que debemos eliminar el maquillaje al final del día.

Desmaquillar la piel es algo fundamental

Os voy a hablar un poco sobre la gran importancia que tiene el hecho de desmaquillar el rostro, porque estoy segura que en muchas ocasiones lo dejamos pasar por alto y no nos damos cuenta de las consecuencia que eso trae.

La piel es un órgano que como tal necesita regenerarse cada día, este proceso lo realiza mediante los poros que tenemos por todo nuestro cuerpo, seguro que en muchas ocasiones habéis podido ver los de vuestra cara, porque estos se dilatan y se hacen visible (una de las causas de una mala higiene facial)

El problema viene cuando esos poros quedan obstruidos por el maquillaje o simplemente por partículas que ensucian y bloquean la entrada y salida de la transpiración de la dermis. Cuando esto ocurre a la piel le es imposible seguir su proceso natural y por lo tanto no puede expulsar las células muertas y dar lugar a otras nuevas, desencadenando con ello una larga lista de problemas.

Con todo esto quiero deciros que eliminar el maquillaje es fundamental y que debemos convertir este proceso es algo imprescindible que no debemos dejar pasar ni un solo día. Por esta razón estáis aquí, para descubrir cuales son todos los productos con los que nos podemos desmaquillar, así que ¡manos a la obra!

Me gustaría dejaros por aquí antes de empezar con los tipos de desmaquillantes un artículo en el que encontraréis los pasos necesarios para desmaquillar de forma correcta vuestro rostro: ¿Cómo desmaquillar la piel correctamente?

Tipos de desmaquillantes

Más abajo os hablaré sobre cual es la mejor forma de elegir el ideal para nosotros y que debemos tener en cuenta para la elección correcta, pero ahora mismo me voy a centrar en explicaros cuales son los diferentes desmaquillantes que podemos encontrar en el mercado, porque ¿para qué esperar más? ¡si estamos deseando!

Cuando nos dirigimos a una tienda ya sea física u online, siempre nos aborda la misma preocupación ¿qué desmaquillante elijo con todos los que hay?, en muchas ocasiones sentimos la sensación de volvernos locos y no saber hacía donde tirar cuando nos encontramos con cientos de productos, de marcas, de formatos, etc pero que supuestamente todos nos ofrecen lo mismo, desmaquillar.

Pero ¡que no cunda el pánico! en cuanto conozcáis un poquito sobre ellos vais a notar que efectivamente no es tan difícil decidirnos por cual es el ideal para nosotros, ya que aunque parezcan todos iguales, la realidad es que siempre hay alguna diferencia que nos irá haciendo descartar hasta quedarnos con el que más nos llene.

Ahora sí, vamos a empezar con los diferentes tipos de desmaquillantes que podemos encontrar en el mercado, ¡preparados, listos, ya!

La importancia de desmaquillar

Agua micelar

Sin lugar a dudas tenía que empezar hablándoos de ella, no podía ser de otra forma y tampoco quería que lo fuera porque como seguramente sabréis es uno de los cosméticos más vendidos en el mundo del cuidado facial, su aparición en el mundo de la cosmética fue toda una revolución, “un producto que nos ofrecía lo mismo que al menos otros cuatro diferentes”, todo el mundo estuvo sorprendido y maravillado con ella, podemos decir que hasta día de hoy sigue siendo el cosmético con más auge del mercado.

Se trata de un producto todoterreno, desempeña más de una función entre las que se encuentran el desmaquillar la piel, limpiarla, tonificarla e hidratarla. Todo ello lo hará de manera respetuosa y sin dañar la piel, ya que suele ser un producto muy suave y liviano.

Para usarla tan solo necesitaremos discos de algodón (los que nos haga falta) y el bote de nuestra querida agua micelar, empapamos los discos de algodón y los vamos pasando por todo nuestro cutis, con movimientos suaves y circulares.

Leche desmaquillante

La leche desmaquillante es el tipo de producto ideal para desmaquillar las pieles de aquellas personas que tengan una dermis más seca o delicada, aunque no por ello vamos a decir que los demás no la puedan usar ya que es apta para todas las pieles, pero siempre hay recomendaciones y en este caso es esta.

Es un desmaquillante que además de retirar el maquillaje nos va a aportar grandes cantidades de hidratación, ofreciéndonos un rostro mucho más nutrido y suave. En cuanto a las personas con la piel muy grasa se les suele recomendar otro tipo de desmaquillantes, ya que este les puede dejar una sensación de untuosidad que si bien no suele ser muy grave si que se nota.

Este producto se suele aplicar en el rostro con los discos de algodón al igual que el agua micelar o también con los dedos, pero debemos tener en cuenta que la higiene previa de las manos es fundamental para no contaminar el proceso y estropearlo todo.

Para todo aquellos que os decidáis por las leches desmaquillantes, os voy a dejar por aquí un artículo donde encontraréis las mejores leches limpiadoras del mercado y así podréis elegir la que más os guste: Mejores leches desmaquillantes. 

Bálsamo desmaquillante

El bálsamo al igual que la leche desmaquillante es un cosmético que también se asocia mucho más a las personas con la dermis seca y sensible, normalmente porque también es muy hidratante y en el caso de las pieles grasas puede dejar una sensación muy similar a la que hemos descrito en el producto anterior.

En este caso si que debemos prescindir del algodón y centrarnos de lleno en nuestros dedos, ya que su estado es más bien sólido, en forma de crema y por lo tanto tan solo será posible su aplicación mediante la yema de los dedos, debemos hacerlo con movimientos suaves y ligeros, sin ejercer presión y sin dañar mucho la zona de los ojos.

Es importante recalcar que aunque veamos al bálsamo como una especie de crema o algo muy graso, no dejará en la piel sensaciones de grasa (a menos que tu dermis sea muy propensa a la producción de sebo excesivo, en este caso es mejor que uses otro producto).

A todos aquellos que queráis darle la oportunidad al bálsamo os dejo de nuevo por aquí un artículo con los mejores del mercado: Mejores bálsamos desmaquillantes. 

Gel limpiador

Después de presentaros a dos cosméticos recomendados para pieles secas y sensibles, os traigo al gel desmaquillante el pretendiente ideal para aquellas dermis más grasas, ya que trabajará de manera que no solo eliminará el maquillaje sino que también irá incidiendo en toda la piel de forma que irá limpiando profundamente los poros, desobstruyéndolos y lo mejor de todo, dejándolos cerrados para evitar que se vuelvan a contaminar.

Sin lugar a dudas es uno de los productos que más sensación de limpieza aporta, dejando la piel como nueva y con una impresión de revitalización.

Cuando nos decidimos por un gel limpiador se aconseja que lo usemos con la yema de los dedos pero no todo el proceso, ya que seguramente el que compréis traiga un cepillo limpiador (si no es el caso, podéis comprarlo a un precio muy bajo en cualquier tienda de cosméticos) y culminar con él el proceso, de esta manera nos aseguraremos de un resultado mucho más efectivo y completo.

Desmaquillante bifásico

El desmaquillante que más nos han recomendado siempre y con razón, sobre todo a aquellos que solemos usar waterproof. El desmaquillante bifásico es un producto que mezcla en su composición dos sustancias imprescindibles para la desmaquillar la piel de la forma más eficaz que se conoce hasta el día de hoy, el agua y el aceite.

Se trata de la opción más efectiva para desmaquillar y debemos usarlo de la misma forma que el agua micelar, con discos de algodón y con movimientos suaves y circulares por todo el rostro. Es muy importante que antes de usarlo agitemos muy bien el bote, ya que como sabéis el aceite tiene a ponerse por encima del agua.

Si os habéis decidido por la efectividad y la comodidad de un desmaquillante seguro, os dejo por aquí un artículo con los mejores desmaquillantes bifásicos del mercado: Mejores desmaquillantes bifásicos. 

Aceites desmaquillantes

Los aceites desmaquillantes son a la misma vez que lo bifásicos, los más efectivos en cuanto a desmaquillar, aun así hay muchas creencias erróneas sobre ellos, ya que las personas con la piel grasa o mixta tienden a pensar que no pueden usarlo bajo ninguna circunstancias porque les empeorará la producción de sebo en la piel.

Esto es algo que no debemos creer, ya que ha día de hoy los aceites desmaquillantes están diseñados para tratar cualquier tipo de piel sin aportar sensaciones grasientas en el rostro, además la gran mayoría son no-comedogénicos.

Para aplicarlo volvemos a hacer lo mismo que con la mayoría de los anteriores, un disco de algodón y pasadas sutiles por el cutis, eso sí cuando terminemos de usarlo debemos lavar la cara con abundante agua para eliminar el aceite y los restos que haya quedado.

De nuevo os dejo por aquí a los mejores aceites desmaquillantes del mercado, para todos aquellos que decidáis probarlos: Mejores aceites desmaquillantes. 

Estos son los desmaquillantes más conocidos y usados, como veis todos son maravillosos a su manera y en sus formulaciones, a pesar de ello siempre debemos elegir aquel que sea más adecuado a nosotros, a nuestra piel, nuestro estilo de vida y a todo lo que nos rodea en general.

Aspectos a tener en cuenta

Aspectos a tener en cuenta antes de elegir un desmaquillante

Hemos hablado de los tipos de desmaquillantes que existen y hemos visto que todos ellos tienen su encanto, sus cosas positivas y obviamente las negativas, porque no todo es perfecto, pero ¿cómo sabemos cual debemos elegir?

Cuando vamos a hacer una elección siempre debemos tener en cuenta ciertas cosas, en este caso lo primordial de todo es asegurarnos que el cosmético por el que vayamos a decantarnos sea adecuado para tratar nuestra dermis, que contenga los ingredientes que necesitamos y deseamos usar (evitando a toda costa aquellos que son nocivos o dañinos para nuestro rostro), después también debemos tener en cuenta la comodidad que nos ofrece, por ejemplo, quizás adoramos el bálsamo desmaquillante pero nos incomoda mucho el hecho de aplicarlo con los dedos y que su textura sea como la de una crema, si esto es así lo mejor es que elijamos otro por la sencilla razón de que si nos resulta tedioso nunca vamos a querer usarlo y por lo tanto vamos a cometer muchas veces el error de no desmaquillarnos.

Por otro lado, el tipo de pieles muy importante, no es lo mismo tener una piel seca y usar un cosmético que nos la resecará más que usar otro que nos la aporte hidratación y nutrición que nos falta y así con todas las demás dermis, por lo tanto es imprescindible que previamente nos hagamos un auto estudio de nuestra piel y una vez que la conozcamos y sepamos sus necesidades, estaremos listos para decidir un desmaquillante.

Para que lo entendáis bien y no haya ninguna duda os lo enumeraré, ya que aunque son poquitos son muy importantes:

  • Prestar atención a nuestra piel, conocerla y saber lo que necesita
  • Informarnos previamente sobre todos sus aspectos
  • Elegir siempre nuestra comodidad

Si cumplimos con estos tres puntos os aseguro que encontraréis vuestro desmaquillante ideal, el que os encantará usar y el que mejores resultados os ofrecerá.

¿Se puede hacer un desmaquillante casero?

No quería terminar este artículo son hablar sobre si podemos hacer un desmaquillante casero, es decir un bálsamo, un aceite, un gel, una leche o un bifásico casero, ¿es posible?, ¿serán igual de efectivos?

Hoy en día hay muchas personas amantes del mundo de la cosmética casera, es una alegría inmensa que cada vez haya más personas interesadas en hacer sus propios productos en casa, contribuyendo así a una mejor salud de la piel y a un planeta mucho más sostenible.

Uno de los desmaquillantes caseros naturales más usados es el aceite de coco, si os interesa saber como funciona, que nos aporta o como podéis usarlo en este artículo se explica todo: Aceite de coco para desmaquillar.

El caso es que muchas veces tendemos a pensar que la cosmética casera no nos va a ofrecer lo mismo que la industrial, es decir, que no nos aportará los mismos resultados pero sin embargo la mayoría de las veces es todo lo contrario, es cierto que quizás tardamos más en ver cambios, porque lo natural trabaja despacio pero con pie firme, por lo que los cambios serán mucho más reales y duraderos en el tiempo.

La respuesta es si, podemos hacer nuestro propio desmaquillante y os aseguro que os encantará hacerlo, por lo tanto os animo a que lo hagáis y disfrutéis de cada paso que deis, será una experiencia inolvidable. Además de contar con innumerables beneficios para nuestra salud en general, el hecho de que nosotros elijamos las sustancias que queremos poner en nuestro rostro nos evita daños innecesarios en la dermis.

Para terminar os voy a dejar por aquí un artículo por si necesitáis ayuda con algún proceso o si queréis echarle un vistazo a alguna de las recetas que se esconden en este artículo: ¿Cómo hacer un desmaquillante casero?

Desmaquillantes caseros

Espero que después de pasar un rato agradable conversando sobre los diferentes tipos de desmaquillantes hayáis podido resolver dudas o reiterar ideas, en cualquiera de los casos espero que lo hayáis pasado bien y que os haya servido de ayuda, ahora solo queda que detenida y tranquilamente encontréis vuestro desmaquillante ideal.