Desde tiempos inmemorables venimos sufriendo la misma duda siempre, las toallitas desmaquillantes ¿si o no?, no sabemos si realmente son buenas, si son adecuadas, si nos harán bien o mal, etc.

Este producto nos trae dolores de cabeza bastante grandes 🤯, ya que por un lado deseamos que sean buenas y que podamos usarlas, ya que las ventajas serían increíbles, un producto que tardamos en usar menos de un minuto y que podemos llevar o usar en cualquier lugar sin importar el momento o el sitio.

Sin embargo llevamos años escuchando que no es un cosmético adecuado para usarlo todos los días como tratamiento desmaquillante, ya que no son completos y no son efectivos al cien por cien, por lo que entendemos que deberíamos prescindir de ellos, pero curiosamente también hemos oído que no es así del todo.

Digo que no es así del todo, porque seguro que habéis oído que aunque no debemos usarlo todos los días no es necesario que prescindamos de ellas, ya que en momento puntuales pueden ser de gran ayuda y es aquí cuando ya no sabeos que hacer y entramos en desesperación, pero no os preocupéis que ¡os traigo la solución 🤩!

En este artículo vamos a hablar sobre todo lo que tiene que ver con las toallitas desmaquillantes y descubriréis si realmente es un producto bueno o no, así que ¡no os lo perdáis!

Toallitas desmaquillantes

Conociendo a las toallitas desmaquillantes

Lo primero que debemos hacer para poder comprender si realmente este producto es bueno o no para nuestra piel, si debemos usarlo o no o si realmente es una buena opción, debemos conocerlo antes, saber como funciona y que es capaz de hacer en nuestra dermis por lo que es lo primero que haremos aquí.

Las toallitas desmaquillantes son un producto cuya función es justo lo que su nombre nos indica, desmaquillará nuestra piel de forma rápida, cómoda y práctica, ya que se trata de unos tejidos empapados en lociones cuyos ingredientes están especialmente elegidos para la eliminación del maquillaje.

Lo mejor de este producto es que podemos verlo como un gran ahorro en todos los sentidos, principalmente de forma económica, ya que tan solo tendremos que comprar un paquete de toallitas para tener el proceso completo y por lo general suelen ser muy económicas, por otro lado también nos ahorra tiempo de uso ya que con pasar las toallitas por el rostro habremos eliminado el maquillado (calculo que menos de un minuto) y por último nos ahorra espacio ya que si queremos llevarlas a cualquier sitio los paquetes suelen ser muy pequeñitos y manejables, por lo que caben en cualquier rinconcito del bolso o mochila.

Cuando fueron lanzadas al mercado hace ya muchos años causaron un boom 💥 enorme, ya que todo el mundo alucinó con poder reducir su momento de cuidado facial a menos de un minuto y con eso de ahorrarse dinero más aún, pero sin embargo hoy en día hay muchas más especulaciones en cuanto a este producto y hoy en día aunque hay muchas personas que la adoran y las usan mucho, hay otras (muchas) que han decidido no usar toallitas desmaquillantes nunca más por todo lo que han oído sobre ellas.

Sea como sea, siempre nos rondan por la cabeza, pero no sabemos a ciencia cierta si son o no son una buena opción.

Las toallitas desmaquillantes no son un producto de uso diario

Esta frase la habremos oído cientos de veces seguramente y es algo que tenemos tan interiorizado que es obvio que nadie usaría las toallitas desmaquillantes como único producto en un rutina diaria, aunque siempre hay excepciones.

Pero la realidad es que esto lo hacemos sin saber el porqué muchas veces, simplemente nos lo han dicho siempre y lo hemos ido interiorizando de una manera que ha hecho que cedamos sin comprender que es lo que hace que no podamos o debamos usarlas a diario.

Las toallitas desmaquillantes son productos que eliminan el maquillaje tal y como hemos hablado en el apartado anterior, el problema es que hoy en día el maquillaje que usamos no tiene nada que ver al que se usaba hace años, ya que cada día es más sofisticado, los productos son más resistentes y por lo tanto es más difícil de eliminar del rostro.

Nuestra piel que está formada por pequeños poros queda completamente obstruida cuando nos maquillamos, algo que debemos remediar luego a la hora de desmaquillar, eliminando todo el maquillaje y dejando el rostro de nuevo completamente impoluto y libre de cualquier sustancia de suciedad.

¿Qué pasa si este proceso no lo realizamos a la perfección?, el problema sería que no terminaríamos de retirar todas las partículas de maquillaje y por lo tanto estaríamos dejando el rostro lleno de impurezas y otras suciedades que obstruirían nuestros poros dando lugar a su vez a el temido acné, la falta de luminosidad, piel castigada, puntos negros o espinillas, etc. En definitiva, una piel enferma 🤒.

Y esto es justo lo que ocurre con las toallitas desmaquillantes, no son capaces de retirar todo el maquillaje, dejan restos y empieza la rueda anterior, por lo tanto no son adecuadas para un uso diario o como cosmético habitual en una rutina de cuidado facial.

Por otro lado también podemos apreciar en la gran mayoría de las toallitas desmaquillantes (no en todas) que suelen estar repletas de ingredientes como alcoholes, conservantes, productos que evitan que las toallitas se sequen, etc. Todo ello entra en contacto con nuestra piel y nos va causando daños, aunque es cierto que cada vez son más las toallitas que podemos encontrar con ingredientes un poquito mejores.

¡Muy importante ⚠️! las toallitas no están recomendadas para tratar las pieles con problemas como son por ejemplo la psoriasis, piel atópica, rosácea, entre otras, ya que pueden causar más daños y resultar peligrosas, estas personas deben usar producto meramente naturales y recomendados por sus dermatólogos.

Principales diferencias con los demás desmaquillantes

Esto es algo un poco difícil de abordar ya que tipos de cosméticos hay tantos que no podríamos estar comparándolas con todos ellos, pero sin embargo si que podemos conocer las principales diferencias que hacen que nos sintamos tentados por usar las toallitas desmaquillantes frente a otros cosméticos.

Las diferencias las iremos enumerando para que queden más claras y además podamos visualizarlas de una manera mucho más rápida, así que ¡a descubrirlas!

  • Ideal para las personas con poco tiempo ⏳: Las toallitas desmaquillantes son tan rápidas de usar que son maravillosas para aquellas personas que disponen de poco tiempo, ya que a diferencia de otros limpiadores que suponen un proceso un poco más formulado, las toallitas son rápidas y concisas con tan solo una pasada ya hemos desmaquillado el rostro.
  • Ideal para aquellos más vagos 😴: ¿Cuántas veces habéis llegado a casa y os ha entrado la pereza de poneros a desmaquillar el rostro? seguro que muchas veces y lo mejor que se os ha ocurrido es pasar una toallita desmaquillante y ¡listo!, para esos momentos o para aquellas personas más vagas también son más viables que otros desmaquillantes.
  • No se necesita aclarado 🚿: Cuando usamos las toallitas desmaquillantes no es necesario que aclaremos el rostro, ya que con tan solo pasarla por la piel desmaquillados y dejamos el cutis más de preparado para irnos a dormir o a seguir con nuestro día, no se necesita nada más, por lo que también facilita su uso en lugares donde no tengamos acceso a agua.
  • Ahorramos dinero 💰: Debido al hecho de que tan solo necesitamos las toallitas, es decir, que no es necesario comprar nada más para desmaquillar la piel y además que éstas sean tan económicas en la gran mayoría de los casos nos beneficia ayudándonos a ahorrar dinero con su uso.

Estos cuatro motivos son los que las hacen diferentes y los que incitan a las personas a usarla sobre otros productos, pero la realidad es que debemos tener mucho cuidado, ya que no en todos los aspectos anteriores es una buena opción decantarnos por las toallitas desmaquillantes.

¿Por qué no son adecuadas?

¿Por qué no son adecuadas en todos los aspectos?

Lo primero que debemos saber es que no en todos los motivos que hemos dado antes es una buena opción decantarse por el uso de las toallitas desmaquillantes, ya que hay aspectos que debemos tener en cuenta.

Por ejemplo, el hecho de no tener demasiado tiempo y elegir por ello las toallitas desmaquillantes debemos remediarlo y para ello lo ideal es siempre intentar sacar un ratito del día para dedicarlo a nosotros, un ratito donde parar del mundo y fijarnos solo en nosotros, nuestro físico y nuestro interior, así nuestra piel se sentiría mucho más radiante y llena de luz. Aún así si no podemos sacar ni cinco minutos para realizar una buena rutina de desmaquillaje y demás, os aconsejo que en vez de usar toallitas uséis agua micelar, ya que se trata de un producto que igualmente se usa en muy poquito tiempo y resulta mucho más completo y respetuoso.

Por otro lado el hecho de la tentación de caer en esa pereza de no querer pasar un ratito cuidando de nuestra piel también debemos cambiarla, por el simple hecho de que la dermis necesita que la escuchemos, la cuidemos y le ofrezcamos aquello que necesita. De la misma manera que cuando nos duchamos le dedicamos unos minutos al cuidado de nuestro cabello (acondicionador, mascarilla, peinado, secado, etc.) ¿por qué no lo íbamos a hacer con nuestra piel?. Decidle adiós 👋 a esa pereza que se apodera de vosotros y empezar a cuidar de vuestra piel como realmente se merece, os aseguro que notaréis grandes diferencias.

En cuanto al aclarado, las aguas micelares nos han demostrado que tampoco necesitan que aclaremos nuestra piel una vez que terminamos de usarlas, por lo que ¡es mejor elegirlas a ellas!

Por todo esto y por más, podemos decir que las toallitas desmaquillantes (por muchos motivos que veáis en otras partes) no son cosméticos adecuados para un uso diario de ellas y no hay excusas para dejar de usarlas en estas condiciones, como veis ¡siempre hay soluciones!

Toallitas desmaquillantes para momentos puntuales

Como ya sabéis, a pesar de que las toallitas desmaquillantes no son un cosmético ideal de uso diario tampoco debemos deshacernos de ellas como si fuesen lo peor del mundo, ¡seguro que ahora no entendéis nada! pero tranquilos que os lo explicaré todo con detalle para que podáis saber cuando si es una buena opción usar una toallita desmaquillante.

En general y a modo resumen, usar una toallita desmaquillante es una buena opción cuando la otra opción que tengamos sea no usar nada, ya que mejor usar las toallitas a no desmaquillar la piel.

Ahora bien, hay muchas circunstancias en las que las toallitas desmaquillantes nos pueden salvar la vida o sacarnos de un momento de apuro y estos momentos aunque esporádicos y puntuales siempre tienen cabida en nuestras vidas.

¿Nunca os ha pasado que os habéis ido de viaje unos días, para desconectar y lo último que queréis es llevar con nosotros todo un maletín lleno de cosméticos y productos? o incluso ¿Qué no os apeteciera pasar los días de descanso en el baño desmaquillando o cuidando de vuestra piel?

Seguro que lo anterior os ha pasado a todos y es entonces cuando podemos decir que hemos encontrado un buen momento para usar esas toallitas desmaquillantes que llevan mucho tiempo en el cajón del mueble del baño, llevarla de viaje con nosotros será la mejor opción, ya que es mejor idea usarlas durante unos días (así nos aseguramos de un proceso desmaquillante rápido, cómodo y práctico) que no llevarnos nada e irnos a la cama con el rostro maquillado cada día durante las vacaciones.

Eso sí, una vez que volvamos a casa y a nuestra querida rutina, las toallitas deben volver al fondo del cajón del mueble del baño y a seguir con nuestro cosméticos habituales, más completos y eficaces.

En definitiva, ¿son una buena opción?

Para terminar con este necesario artículo, me gustaría dejar toda la información bien plasmada, ya que no quiero que os vayáis de aquí con dudas sobre si debéis o no debéis usar las toallitas desmaquillantes, ¡nunca más volveréis a dudar!

Las toallitas desmaquillantes podemos usarlas pero de forma muy puntual, esporádica o poco frecuente, en momento donde no tenemos otra opción o donde no afectarán de forma grave a nuestra piel.

En definitiva, ¿son una buena opción?

Con esto queremos decir que no debe ser un cosmético de uso frecuente ni mucho menos, ya que no nos ofrecerá un proceso desmaquillante completo y por lo tanto sufriremos problemas por ello, en su lugar podemos usar otros cientos de desmaquillantes que existen en el mercado mucho más completos y satisfactorios.

Como consejo os diré que si queréis un producto que os ofrezca una comodidad parecida pero con una función mucho más completa y eficaz ya sabéis que las aguas micelares son la mejor opción pero además también tenemos a las esponjas desmaquillantes, otro producto que está en auge y que ¡todos debéis conocer!